Vuelve septiembre y regresamos a los problemas de siempre

Ya se decía en Galáctica: “todo esto ya ha sucedido, y volverá a suceder”. Gran filosofía y muy acertada.

Caso 1

La semana pasada fue la primera en la que trabajábamos después del mes de Agosto. Empiezan a entrar reparaciones, sobre todo de portátiles. Una de tantas es de una clienta “habitual”, y lo entrecomillo porque pertenece a ese género que no suele comprar nada en nuestra tienda pero que, por suerte, sí que lo trae a reparar. Y no creáis que lo digo con ninguna intención oculta, sino con pleno agradecimiento. Entre que hace casi un año que no vendemos portátiles y que cada vez estoy más seguro que vale más la pena reparar como cosacos que vender ordenadores, este tipo de clientes son los que quiero en mayoría si pudiera elegir.

Pero volvamos al hilo del tema. Esta clienta nos dice que, por favor, le hagamos la reparación del portátil lo antes posible ya que tiene documentación en él que le hace falta para exámenes inminentes. El trabajo no era gran cosa, sacarle una licencia de avast! (le habíamos puesto la versión Profesional de prueba y le había caducado hacía un tiempo) y una limpieza general pues en las semanas que estuvo sin protección le habían entrado unos cuantos spyware y similares.

Por hacerle el favor, lo tomo como importante y una noche que me quedé en la tienda después de cenar (para adelantar trabajo) se lo acabo. Al día siguiente, jueves, le mando un sms diciéndole que ya tenía el portátil acabado y añadiendo a cuánto subía la reparación+licencia. Esa misma tarde, me aparece su novio para llevarse el portátil. Se lo doy y le explico todo lo que hemos hecho. Me dice que su novia “pasará mañana a pagarte”. Y claro, como habréis supuesto ya (en caso contrario no habría historia que contar) ni pasó el viernes, ni el sábado.

Quiero aclarar que no tengo ninguna duda de que esta clienta pagará, y seguro que más pronto que tarde (me extrañaría que pasara de esta semana). Al menos esa es la experiencia que tengo con ella desde que la conocemos, hace algunos años. Pero me pareció curioso que, el primer ordenador que entregamos reparado después de las vacaciones, ya lleve consigo el tan (desgraciadamente) habitual “ya pasaré a pagarte”.

Caso 2

Al igual que el caso 1, este es completamente culpa mía por ser como soy y por no aprender nunca de mis errores en determinados campos.

Se trata de otra clienta (no habitual en esta ocasión), y de otro portátil. Esta clienta tenía un módem USB de Movistar para conectar a internet, el cual dejó de responderle, y nuestro trabajo consistía en volver a hacerlo funcionar.

Mientras estaba trabajando en ese portátil (el cual diré que tiene unos cuantos años a sus espaldas), me di cuenta de que otro problema añadido era que tenía un montón de barras de navegación, lo cual suele ser síntoma de infecciones por spyware por un tubo. No se nos había dado orden de hacer ninguna limpieza, así que enfoco mi trabajo en el módem USB y se lo dejo funcionando sin problemas.

Pero no me quedé tranquilo de conciencia. Como tenía tiempo hasta que vinieran a por él ya que faltaban un par de días, por hacer la gracia me pongo a limpiarle el sistema. Dicho y hecho, me bajo un antispyware de reconocida solvencia y le hago una primera pasada. Me detecta unos cuantos elementos malignos, nada del otro mundo ni en cantidad ni en calidad, y se los elimino.

Reinicio y perfecto. Para asegurarme de que ha quedado limpio del todo, vuelvo a darle una pasada con el mismo programa. Pero cuando estaba más o menos a la mitad del escaneo… ZAS! EN TODA LA BOCA.

Aquello me pegó un antológico pantallazo azul, de esos que hacen historia. Me entraron los sudores fríos, espero a ver qué pasa cuando reinicia. Pero nada, antes de la típica pantalla de “Bienvenido” del XP siempre pantallazo azul y reinicio.

Hago mis pruebas y todo apunta a disco duro cascado. Intento soluciones típicas, sin resultado. Tampoco me da la opción a reparar Windows desde el CD de instalación. Cuando veo cómo está el panorama, hago una copia de seguridad completa para quedarme tranquilo. Intento contactar con la clienta para decirle cómo está el patio, pero no consigo localizarla y todavía no me ha llamado. Así que hoy, antes de irme de la tienda, he dejado el portátil haciendo una última opción de reparación que dura unas cuantas horas para ver si, con un poco de suerte, mañana el portátil arranca con normalidad.

Conclusión: nada que no haya contado en anteriores ocasiones en este blog, el disco duro estaba a punto de petar y al darle caña con los dos escaneos ha acabado de palmar. Resultado de mi “buena fe” al intentar hacer más trabajo del que me tocaba: puede ir desde tener que formatear, reinstalar drivers y recuperar copia de seguridad, hasta lo mismo pero con un disco duro nuevo, por supuesto todo esto sin cobrar nada más que la primera reparación (la del módem).

Si no hubiera hecho ese trabajo extra y gratuito, la clienta se hubiera llevado su portátil funcionando y, aunque le hubiera pasado lo mismo en un futuro, no podría afirmar que “yo he dejado el portátil funcionando en vuestra tienda y ahora me dices que ni arranca”.


Acerca del autor Ver todos los posts Web del autor

Juanjo

Me llamo Juanjo y en un sucinto resumen se podría decir que soy un informático adicto a las series, el cine y la lectura, además de apasionado por los ordenadores, móviles, gadgets, internet, videojuegos… lo que viene a ser un geek ;).

  • Snif… snif… que recuerdos… y que alegria al dejarme todo eso hace tiempo para pasarme a la docencia…

  • Si está muy bien que tengas una buena conciencia… lo que no está tan bien es que te meta en estos berenjenales!
    Así que ya sabes, para la próxima te pones delante un cartel que ponga “Amordaza tu conciencia”, o algo similar….

  • Bueno.. Por lo menos no te tienes que quejar de que no has tenido clientes, ánimo y a darle duro.

  • Distribuidor de lamparas led

    Ya sabes como es esto amigo. Llega Septiembre y la gente se ha pirado de vacaciones y se ha gastado la poca pasta que tenemos, eso si, quieren vivir igualmente sin privarse de nada. No son consecuentes con lo que se gastan. Y si no pueden pagar…ya pasaran mañana.

  • A pesar de haber tenido mala suerte, no pierdas ese trocito de conciencia que te dice que hagas las cosas “un poquito mejor” que el resto.. a la larga serás recompensado.

    Tu sigue así, haciendo las cosas bien.

  • saggy

    Sobre el primer caso, pues qué se puede decir que no sepas ya: culpa tuya por fiar, a todos nos pasa en mayor o menor medida (contra mi costumbre, hoy mismo he entregado dos equipos reparados con el “luego paso a pagarte”, y al rato los dos estaban pagados).
    Sobre el segundo caso, yo suelo hacer lo mismo, pero la diferencia es que si me pasa a mí, no tengo reparos en decirle al cliente que su disco duro ( o el elemento que sea) ha cascado durante las operaciones normales del trabajo realizado. Si quiere repararlo, a pagar, y si no quiere, que se lo lleve. Recuerdo especialmente una de disco duro y otra de placa base, y con toda la tranquilidad del mundo les expliqué la situación, presupuesté las reparaciónes y a seguir trabajando. Con toda la naturalidad del mundo, ya que si esa persona es solo medio normal, entenderá que no es culpa tuya; y si no lo entiende, que se lleve el equipo a otro sitio, yo no quiero clientes así.

  • Consuelate sabiendo que por lo menos has intentado hacer tu trabajo como un profesional, aunque tengas un poco de mala suerte, es una putada, yo ayer me carge un lavabo de una clienta por lo mismo, le pongo el grifo, lo pruebo y todo ok, pero como vi que se movia un pelin el lavabo me dio cargo de conciencia y decidi ajustarselo por mi cuenta y riesgo, y como el lavabo tenia 20 años al apretarle el tornillo se casco, no veas la cara que se me quedo

  • Nemigo

    esas cosas pasan. El problema es que el personal no lo entienda. Hace unas semanas me petó el mac. 600 euracos pedían en apple por una fuente de alimentación nueva y tampoco querían dar información al servicio técnico (por no ser de apple)
    Por ebay le compré una fuente nueva (o casi, por 50euros) y entre eso y el disco duro que también estaba petado todo ok

  • En este caso no pasa nada, vale, casco el disco duro, mala suerte.

    El problema es cuando llevas el portatil a un servicio tecnico para que te instalen una tarjeta grafica, y el otro dice, vi que no funcionaba la grabadora de DVD, y te meti otra de 60 euros (y tu pensando… mucho morro le echas tu no?).

    Antes de hacer nada que no este presupuestado hablalo con el cliente…

  • Al final la sangre no llegó al río. Pude hacerme con el disco duro y dejarlo funcionando sin problemas, eso sí del formateo y recuperación de datos no me salvé. Ahora el portátil está funcionando sin problemas desde hace unos días.

  • Sebastian

    ES una lástima cuando pasan este tipo de cosas. Pero si te dejan el portatil funcionando como le decis al cliente que su disco duro no anda más?, yo lo veo medio imposible que lo entiendan y hasta me pongo en su situación….

    Y es peor si es una persona que no te conoce. Sobre todo porque hay mucha gente en este mundillo que trata de sacar ventaja, y la gente ya desconfia demasiado.

    Llega el momento donde hay que pensar si gastar un poco mas y mantener un cliente, o resignarse a que el cliente se perdio… Cada uno tiene que evaluar eso.

  • Bueno a ver:

    Caso 1: siempre existirá gente como ella, recuerda una cosa “caras vemos corazones no sabemos” algo de malicia para la proxima!

    Caso 2: Antes de hacer algun trabajo extra en algun equipo, asegurate primero de contactar al dueño y consultarle, para que si algo pasa ya tu tienes algun dinero extra asegurado que valga la pena realizar ese trabajo. de esta manera “cero riesgos” y nada de conciencia, todo equipo mecanico y electronico falla!

    Saludos!