¿Virus informáticos atacando a personas?

¿Qué relación tiene esto? Me gustaría deciros que ninguna, pero lo cierto es que nos encontramos en un punto en el que esta unión está empezando a ser ya una realidad. Es posible que a día de hoy todavía no hayamos escuchado esta asociación, pero solo es cuestión de días o meses para que empecemos a saber de ella. Como ya sabéis, los avances que nos proporciona la tecnología hacen que los dispositivos adquieran nuevas funcionalidades y mejoras que hace apenas unos años nos resultarían completamente utópicas.

virus ataca personas

Esto sucede en todos los sectores y en el caso de la investigación en materia de salud no iba a ser menos. Ya no nos extraña ver como las operaciones complicadas se realizan por medio de brazos robóticos capaces de superar notablemente la precisión humana, o la creación de los nuevos nano robots, de un tamaño prácticamente imperceptible ante nuestros ojos, y creados para poder “pasearse” por nuestro organismo y detectar o reparar posibles alteraciones.

Pues bien, si la tecnología se emplea para mejorar nuestro bienestar, también se aprovecha para hacer todo lo contrario, ya que existen ciertos individuos dedicados a jornada completa a utilizar de forma maliciosa estos avances. Los virus informáticos son prueba de ello y en este caso, generalmente son las habilidades del hacker las primeras en destapar las carencias y vulnerabilidades del sistema para hacer de las suyas, motivo que lleva a las compañías especializadas en materia de seguridad a adoptar las medidas oportunas y corregir estos fallos después.

Si hasta el momento pensábamos que los virus informáticos podían solo afectar al ordenador, es hora de ir cambiando el concepto y empezar a tener en cuenta que los avances y la mente de estos ciber-delincuentes están empezando a mostrar nuevas fórmulas de acción sobre las personas, concretamente ante aquellos que, por diversos motivos médicos, lleven instaladas bombas de insulina o marcapasos.

Hace ya más de un año, un pirata informático consiguió hacer algo que hasta el momento ni se había planteado, pues fue capaz de alterar el funcionamiento de la bomba de insulina de un sujeto situado a corta distancia a través de un software específico y creado por él mismo. Pero eso no es todo, ya que más tarde, otro hacker consiguió vaciar completamente otra bomba de insulina, esta vez la portaba un maniquí y éste se encontraba a una distancia mucho mayor.

virus

Lo cierto es que estos dispositivos, al igual que el resto, están fabricados de la misma forma, por lo que el código programado puede presentar pequeñas puertas de acceso traseras y vulnerabilidades que permitan que terceros se hagan con el control de su funcionamiento, alterando o bloqueándolos completamente.

Obviamente, en este caso sucede lo mismo que con las compañías que ofrecen sus antivirus para contrarrestar los efectos del software maligno que circula por la red, existe un trabajo constante y permanente para dotar a estos dispositivos de nuevas fórmulas de seguridad que impidan el ataque de esta nueva forma de virus. Los equipos son probados y testeados para conocer y eliminar posibles descuidos que hagan las delicias de los más desaprensivos, pues hablamos de salud, no de un ordenador.

Se espera que entre 2015 y 2019 la Comisión Europea permita la entrada en vigor de nuevas leyes que regulen a todos los dispositivos médicos, pues las existentes datan de 1990 y 1998, fechas en las que la tecnología del momento no contemplaba esta amenaza tan real hoy en día.

Los virus mutan, eso es cierto, pero… ¿hasta qué punto lo pueden hacer?


Acerca del autor Ver todos los posts

Andrés

Ingeniero informático en formación. Desde que nací con un ordenador bajo el brazo, consumo tecnología casi a diario. Me gusta escribir sobre aquello que merece la pena y me declaro fan incondicional del social media y la redacción.