Testimonio estremecedor

Una lectora del blog ha realizado un comentario en una entrada que escribimos hace unos días que, por su crudeza y por lo identificado que me siento en algunos de los aspectos que describe, he decidido exponer en portada. Además este comentario me ha servido para idear un post que publicaré en unos minutos sobre la problemática de los consumibles en las tiendas de informática.

También lo considero de interés porque tiene cierta relación sobre lo que escribimos de la crisis que en teoría estamos empezando a notar y sobre las problemáticas de las garantías. Creo que en poco tiempo empezaremos a ver muchos casos parecidos. Sin más, os copio lo que nos envió Marta (las negritas y cursivas son mías):

“Nosotros ya hemos salido escarmentados de éste tipo de cosas. Tontos es decir poco, mas bién novatos. Nosotros llevamos ya 9 años y ahora ya cerramos la tienda definitivamente. El futuro de venta de consumibles (impresoras y portátiles incluidos) está en las grandes superficies. A mi no me sale a cuenta tantas molestias y tantos gastos con un drum (tambor para impresoras láser), para que luego me compren un portátil, que me deja un 12% y de ahí descuenta portes y las molestias de convencerle para que se compre tal o cual, ademas de la carga inicial que hay que ponerle + la carga de programas varios como emule, etc.
Como novatos imbéciles ya cometimos el error, una vez, de regalar un escaner porque la garantía de un año había caducado y la ley nos obliga a dar dos. A la mierda la ley y el que quiera que nos denuncie, pero con los márgenes que tenemos, no podemos cubrir la incidencia de productos que fallan a partir de un año, y mas cuando no se atreven a dar dos años es por algo.
Los chinos venden los cd sin canon y sin iva, pues que se vayan a los chinos a comprarlos. las tintas, entre las que caducan, y las que salen los compatibles y te comes con patatas… pues a la mierda las tintas, aunque las tenga mas baratas que cualquier sitio, la gente, compulsivamente compra en el supermercado, idem de idem con impresoras, ordenadores, etc, así que pagar alquileres desorbitados para ir hasta el cuello igual, pues se cierra la tienda, y éste es el futuro cercano de todas las tiendas. Comentado también por mis mayoristas mas importantes, que sus propios clientes, muchos de ellos se plantean lo mismo, así que antes de que nos arruinemos mas, la tienda al carajo.
ya me he desahogado.”.


Acerca del autor Ver todos los posts Web del autor

Juanjo

Me llamo Juanjo y en un sucinto resumen se podría decir que soy un informático adicto a las series, el cine y la lectura, además de apasionado por los ordenadores, móviles, gadgets, internet, videojuegos… lo que viene a ser un geek ;).

  • Pingback: El problema de los consumibles — Homotecno()

  • alberto

    Hola, despues de leer este articulo me he sentido identificado totalmente.
    Hace unos años abri una franquicia de informatica en una ciudad de algo menos de 50 000 h del este de españa. Es un negocio muy duro, incomprendido y maltratado. Lo unico que da dinero son los SERVICIOS.
    Cualquier transaccion comercial de cualquier periferico y componente es un PROBLEMA. Todo ello motivado por los margenes de risa.
    3 años despues y pese a que el nivel de ventas no era malo decidi cerrarla y la verdad, pese a “tragarme” casi todo el stock que tenia junto con los muebles que por cierto aun los vendo (estan seminuevos) ha sido un acierto enorme.
    Ahora me dedico a lo mismo desde casa. Es decir, un puñado de empresas solventes con unos pocos contratos de mantenimiento y doy cursos de formacion.
    En resumen gano entre 3000 y 6000 € al mes y trabajo en muchas ocasiones hasta menos que antes y sobre todo sobre todo tengo muchisimos menos quebraderos de cabeza.

    Un saludo y felicidades por el blog. Os he añadido a mi lector de rss.

  • Hola Alberto, muchas gracias por tu comentario. Tu experiencia es muy positiva pues estoy seguro de que muchos que están dudando si cerrar o no verán un rayo de esperanza en tus palabras en cuanto a su posible futuro profesional.

    Un saludo.