Etiqueta - problema

Grabadoras ASUS falladas

A lo largo de los años, el hecho de que algún dispositivo de los que vendemos salga con una serie fallada es algo que por desgracia no es anormal (aunque tampoco, ni mucho menos, habitual). Seguramente pocos tenderos no habrán sufrido alguna vez de este problema, por ejemplo una placa base del fabricante X y del modelo Y que tiene un fallo por el cual es incompatible con otro componente Z. A veces el problema se soluciona con una actualización de firmware/drivers, pero otras la cosa no es tan fácil.

Hace ya algunos meses, os conté en varias entradas lo del cierre del mayorista Wellcomp. Uno de los "regalitos" que nos tuvimos que tragar en la tienda fueron unas 8 grabadoras de DVD de la marca ASUS, las cuales fallan que da gusto (algunas siempre, y otras de la manera que menos nos gusta a los tenderos: de vez en cuando, de forma aleatoria). Grabadora DVD Asus Asus siempre ha sido una marca que me ha gustado muchísimo, es más desde antes incluso de abrir la tienda usaba este fabricante como cabecera en mis placas base, tarjetas gráficas y lectores/grabadores de cd/dvd. Aún recuerdo una gráfica en especial, yo todavía era estudiante (hablo de hace unos 10 años), y un amigo y yo nos enamoramos de un modelo que llevaba unas gafas que en teoría te hacían ver los juegos en 3D. 70 mil pelas del ala que nos costó la broma a cada uno. Mi amigo aún la tiene, y funcionando.

Pero empiezo a creer que es verdad lo que tanto se está diciendo por internet, sobre que esta marca ya no es lo que era. Aunque el nivel de ventas es tan paupérrimo desde hace meses que no creo que pueda hablar de estadísticas de RMA, sí que es verdad que antes de que empezara la crisis tuve que realizar algunas devoluciones de placas Asus (más de lo que estaba acostumbrado, quiero decir). Aparte, también recuerdo algunos modelos que daban problemas y que si no actualizabas el firmware ibas listo.

Tengo la obligación de decir que estas grabadoras las tengo desde hace ya algunos meses en la tienda (más o menos me llegaron en febrero, muy poco antes de que me diera cuenta de que Wellcomp se había ido al garete y con él mi garantía), y si comento esto ahora es porque la semana pasada por fin pude dar por finiquitado el asunto de las grabadoras, con el resultado antedicho de que todas estaban falladas (como digo, muchas de las unidades presentan fallos aleatorios y no repetitivos, porque iba probando una por una en mi PC de trabajo hasta que fallaban).

Aprovecho para preguntar al resto de amigos tenderos que me leen si han tenido alguna experiencia similar con estas grabadoras u otros dispositivos de Asus.

Simyo me sigue dando por el saco hasta despues de haberme ido

Tal y como os conté en este post, hace poco más de un mes dejé todos mis sufrimientos con Simyo (los cuales os he contado largo y tendido) y me fui a Orange (contrato básico). Estaba yo más contento que unas pascuas, habiendo dejado atrás los cruces de línea, las llamadas fantasma, etc. y encima llamando más que nunca a un precio bestial. En total, 7 personas más (entre amigos y familiares) se han venido a Orange también para aprovechar promociones como Amigos a Cero y así poder hablar entre nosotros al mejor precio posible. De esas 7 personas, 3 de ellas también estaban en Simyo antes de pedir la portabilidad.

Pues bien, se da la casualidad de que este fin de semana hemos coincidido estas 3 personas y yo, y hablando sobre el tema sale a relucir un error que todos estamos sufriendo: no nos pueden llamar desde fijos de Telefónica, cuando lo haces sale una locución que dice “El servicio solicitado no está disponible desde este teléfono”. Yo ni me había dado cuenta hasta que he hablado con ellos.

Dado que el hecho de trabajar como técnico informático te hace pensar de una manera peculiar, empiezo mis divagaciones:

Leer más

Hay cosas que me siguen cabreando demasiado. Primera parte: los bancos (2).

Esta entrada, que no estaba prevista, es para contaros el desenlace de lo que os narraba en el post anterior.

A las 8 y media de la mañana llamé a la sucursal de La Caixa del pueblo para comentar el problema. Casualidades de la vida, me coge el teléfono la misma chica que me hizo la transferencia el mes pasado.

Le cuento toda la problemática y me pide mis datos y el móvil, y me dice que me llamará en unos minutos. Efectivamente, una media hora después me da un toque y me dice que ya está admitida la transferencia por parte de la oficina y que por tanto el proceso empezaba en esos momentos.

Por mi parte le pregunto que a qué se había debido la demora y por qué tenía que pasar el trámite por la oficina si lo había hecho online. No ha sabido qué contestarme, que quizá por seguridad, que quizá por la cuantía de la transferencia… Para más cachondeo, me dice que pase lo antes posible por allí para firmar un papel relativo a dicha transferencia.

Dado que según sus palabras sólo estaban presentes en la sucursal ella y su compañera de caja, y que al parecer el director estaba de vacaciones, no he querido armar ningún jaleo: le he dado las gracias por todo y he colgado. Inmediatamente he entrado en la web para ver el estado de la transferencia y efectivamente la cosa estaba en marcha.

Conclusiones:

Leer más

Me voy de Simyo… por fin!

Después de multitud de posts informando de todos los problemas que he tenido con esta OMV, por fin he decidido dar el paso y largarme lo antes posible de Simyo. Han sido muchos meses aguantando los cruces de líneas y las llamadas fantasma, junto con los problemas de facturación de internet en la prepago de mi pareja. Sin contar la cantidad de veces en que alguien te llama y le da como apagado o fuera de cobertura y tú ves el nivel de señal a tope en tu terminal. Esperando la tan cacareada tarifa plana que iba a revolucionar el mercado, anunciada creo recordar en septiembre de 2008 y de la que todavía no sabemos nada.

Hace poco hubo un par de semanas en las que, en mi caso, creo que podría decir que una de cada dos llamadas de las que hacía acababan siendo llamadas fantasma (mi amigo Andrés sabe bien de lo que hablo, si fuéramos de otra manera tendríamos un montón de amigos/as nuevos porque cada vez que nos llamábamos terminábamos hablando con otras personas).

El colmo fue una noche que intenté hablar con mi novia. 5 minutos, sí sí, 5 minutos pasaron hasta que pudimos establecer comunicación. Llamaba yo, llamada fantasma. Llamaba ella, le decía que mi móvil estaba apagado o fuera de cobertura (pero os aseguro que la tenía a tope). Y así durante esos 5 minutos, alternando los dos entre llamadas fantasma y errores de conexión. Lo mejor fue que una vez lo conseguimos, a los pocos minutos se cortó. Ahí fue cuando me dije a mí mismo que ya estaba bien de aguantar tanto, y de que me estafaran (cada llamada fantasma te cobran el establecimiento más los segundos que pasan hasta que te das cuenta que estás charlando con el vacío).

Simyo

Imagen gráfica de cómo trata Simyo a sus clientes, no hace falta decir que el muñeco que está detrás es esta OMV y el que está agachado representa a sus usuarios.

Así pues hace unos días solicité la portabilidad a un básico de Orange y, si no falla nada, hoy mismo seré de la operadora naranja. Concretamente he escogido un contrato básico con la tarifa plana mini, el cual combinándolo con diversos módulos de ahorro y trayéndome a varios familiares y amigos que están medio convencidos de abandonar Simyo también creo que al final ahorraré dinero y todo. En líneas generales, esto es lo que voy a obtener:

– Establecimiento de llamada a 7,5 céntimos (contra los 15 normales).

– Mensajes a 7,5 céntimos (en Simyo 9 céntimos)

– Por las mañanas, 9 céntimos minuto a cualquier destino. De 18 a 8 horas, tarifa plana de 300 minutos para llamar a quien quiera sin establecimiento de llamada. Y una cuota mensual por esta tarifa plana de 7,5 euros (es decir, por las tardes me sale a 2 céntimos el minuto suponiendo que agotara el tiempo que me dan).

Leer más

Estoy de los portatiles hasta los mismísimos… tipico caso de “pero si antes de llevaroslo funcionaba perfectamente”

Situación real de hoy mismo:

– Me llama esta tarde una cliente a la que le vendimos un portátil (Acer para más señas) hace un año y poco. El antivirus estaba caducado y quería que le mirásemos un par de tonterías y se lo renováramos. Le decimos que nos lo puede traer hoy mismo y así para mañana liquidado.

– Me contesta que estupendo, que iba a acabar de realizar un trabajo y nos lo dejaba en la tienda. Al cabo de un rato nos lo trae.

– Poco después cerramos la tienda y me quedo dentro trabajando, mi intención era acabarle el portátil antes de cenar ya que todo lo que teníamos que hacer no iba a resultar demasiado largo.

– Pongo el portátil en la mesa del taller, le conecto el alimentador, lo enciendo, arranca, sale la barrita de carga de Windows Vista y cuando va a iniciarse el escritorio… la pantalla se queda en negro con el puntero del ratón visible.

– Muevo el ratón y el puntero responde, pero de ahí no pasa. Reinicio y lo mismo. Empiezo a acordarme de por qué odio los portátiles y de por qué hace meses decidimos no venderlos. Me pongo a realizar todos los pasos pertinentes para ver si soluciono el incidente sin tocar ningún dato, ya que sabía que esta cliente lleva la facturación de un negocio (sin contar lo tan habitual de fotos y documentos privados). Nada da resultado.

Busco en internet y me encuentro con que, según todos los indicios, el fallo es resultado de una de las últimas actualizaciones de Microsoft para Windows Vista, que en algunos equipos produce este efecto. Y lo mejor de todo es que en ninguno de los foros y webs que consulto dan con una solución que no implique formateo.

– Llamo a la cliente hace escasos minutos y le cuento cómo está el tema. Le saltan todas las alarmas, caso típico: hay datos importantes (en especial, y como os había dicho, la facturación de un negocio) y no ha hecho nunca copia de seguridad. Tomo nota de todo lo que hay que es importante recuperar y le digo que ya no sería para mañana, sino que tendría que ser para el jueves o viernes. La cliente está con un susto en el cuerpo para morirse, “¡pero si hace un rato lo estaba manejando sin problemas!”

Haciendo recapitulación, la conclusión a la que llego es la siguiente:

Leer más