Etiqueta - portátil

La impresora fantasma

Brother DCP 130Una de las características que mejor definen a los que trabajamos en informática es nuestra capacidad de sorpresa. Si hay unas frases que se repiten muy a menudo en nuestra empresa son “…cuando ya creía haberlo visto todo…”, y cuando hablamos a un cliente sobre las posibles causas de una incidencia normalmente decimos “esta es nuestra opinión sobre la posible causa del problema, aunque en informática nunca se puede decir nada de manera absoluta”.

Se me ha ocurrido contaros un caso que nos pasó hace poco con un cliente habitual. Aunque no es ni mucho menos uno de los casos más sorpresivos que hemos tenido, no deja de tener su punto.

Circunstancias del caso: cliente habitual y conocido, en una de sus últimas compras nos adquiere un portátil Acer de 17 pulgadas (modelo TravelMate 7514WSMi) y una impresora multifunción Brother DCP-130. Vamos a su domicilio y se lo instalamos todo, dejándolo funcionando sin incidencias aparentes. Al cabo de unos días, nos avisa de que el ordenador va muy lento, y nos cuenta varias cosas curiosas: de forma intermitente la webcam integrada y la impresora dejan de responder, le cuesta arrancar Windows mucho más de lo normal, y tiene errores al trabajar con archivos de Word desde un pendrive (entre otras cosas, la hija estaba haciendo un trabajo y perdió el documento en el que había estado trabajando varias horas).

Le pedimos que nos traiga el portátil y el pendrive. Hacemos varias pruebas y probamos varios pendrives que teníamos en la tienda, dando como resultado que no vemos nada anormal. Como observamos que los hijos habían instalado varios programas de dudosa procedencia (y también hay rastros de programas spyware) le ofrecemos formatearle el ordenador sin cargo (como deferencia por ser un buen cliente) y así probamos con un ordenador limpio. Nos dice que tiene copia de seguridad de todo, y lo hacemos.

Formateamos con un Windows Vista Home Premium OEM y después de darle los toques personales típicos al sistema operativo nos vamos a la página de Acer a bajarnos los drivers. Todo correcto menos la webcam integrada; normalmente estos dispositivos incorporan un programa (para grabar videos y tomar fotos) y los típicos drivers. Pues bien, resulta que los de Acer usan varias marcas de webcams en sus portátiles, incluso en el mismo modelo puede ser que te toque una u otra dependiendo de la fecha de fabricación. Nos volvimos locos, pero no hubo manera de poder hacer correr el programa de la webcam (el driver sí, si por ejemplo se usaba la cámara en el Messenger arrancaba siempre, pero cuando abríamos el programa propio se bloqueaba y no mostraba la imagen). Nos pasamos más rato del recomendable con esto, más que nada por el desafío personal, pero al final decidimos comentarle al cliente el caso y como pensábamos nos dijo que sólo usaba la cam desde el Messenger, y quedamos en que le daríamos un tiempo a Acer por si actualizaban las descargas de este modelo de portátil. Esto no es que tenga mucha relación con el problema, pero lo cuento para que veáis cómo a veces los fabricantes hacen auténticas pifiadas que tenemos que sufrir los “tenderos”.

Vamos a casa del cliente, le instalamos el multifunción e internet otra vez. Pasan los días y no nos llama, pensábamos que todo iba bien. Le habíamos dicho a los hijos que no instalaran todos el software que usan de golpe, que el Windows Vista todavía puede dar sorpresas, y que instalaran poco a poco observando si había algo raro después de poner cada utilidad.

Cuando ya casi nos habíamos olvidado de él, nos vuelve a llamar con los mismos síntomas. Nos lo trae a la tienda otra vez y volvemos a hacerle una batería de test, y quedamos igual que antes: en nuestro taller todo va correctamente. Empezamos a sospechar que había un defecto en el control de los dispositivos USB del portátil, ya que todo apuntaba ahí, y le insinuamos al cliente que igual había que enviar la máquina al SAT del fabricante. El cliente no podía estar sin ordenador esos días por una acumulación de trabajo, así que se lo volvemos a formatear (otra vez sin cobrar) y le decimos que esté unos días sin instalar ABSOLUTAMENTE nada que no le pongamos nosotros, para ver si se reproducen los conflictos.

Otra vez pasan unos días y nos vuelve a llamar: le pasaba lo mismo. Directamente esta vez nos vamos a su casa para observar todo in situ. La cámara funcionaba unas veces sí y otras no, pero lo más evidente era que el Vista le tardaba mucho en arrancar la mayoría de las veces (que no todas). La impresora, como en las demás ocasiones, no funcionaba (aparecía como conectada pero no imprimía). Recordando varios casos de arranques lentos, le desconectamos todo lo que tenía conectado a los USB: el ratón, el pendrive y la impresora y…. aleluya!, arranca perfecto. Reiniciamos un par de veces más. De lujo. Conectamos el ratón, reiniciamos 3 veces, y todo normal. Conectamos la impresora y ahí lo tenemos: el Windows se cansa y tarda en ponerse en marcha.

Al final, como casi siempre, pagar y llorar: le compramos al cliente una multifunción Epson de categoría similar a la Brother, y ésta la tenemos en la tienda pendiente de comprobar con otro equipo a ver si falla antes de enviarla al fabricante. Lo más grave es que da el error sólo a veces, con la consecuente cautela a la hora de enviarla ya que en estos casos suele pasar que el SAT del fabricante la prueba, no falla y nos la devuelven tal cual (esto nos pasa muchísimo y es otro lastre de este tipo de negocio, tengo programado un post sobre un caso flagrante). También es muy probable que la probemos en otro equipo y funcione correctamente, pero con el hándicap de que ya no la puedes vender como nueva pues ha sido usada y por tanto hay que ofrecerla por debajo del precio de compra.

Por cierto, el cliente ya nos nos ha vuelto a llamar, ahora ya va todo perfecto.

¿Sabes quién fabrica tu portátil? Seguramente NO. Consejos de compra.

Una de las cosas que más gracia me hace es discutir con algún cliente qué marca de portátil es mejor que otra. Cuando le explicas que casi ninguna marca fabrica sus propias máquinas y que en muchos casos el portátil de marca X es internamente igual al clónico de la marca Y lo normal es que te miren con cara de incredulidad. Dado que es una confusión que es bastante común a nivel del consumidor no profesional, creo que es buena idea escribir sobre esto.

En la industria del portátil no es normal que sea tan fácil dividir entre portátiles de marca y clónicos, más bien se pueden distinguir fabricantes y marcas. Los fabricantes reales de portátiles no suelen ser conocidos por el gran público: Quanta, Clevo y Compal son algunos de ellos. Algunos que sí os sonarán son Asus y MSI.

Sin embargo las marcas ya son otra cosa, ya que son normalmente conocidas por el usuario medio: Dell, Ahtec, Fujitsu, Airis, HP y un largo etcétera.

Hay dos clases de marcas de portátiles: los OEM, que adquieren el barebone al fabricante y no efectúan ninguna modificación sobre el mismo, y los ODM que son marcas que venden un huevo y pueden permitirse el lujo de solicitar al fabricante ciertas modificaciones sobre el barebone (casi siempre a nivel externo y de acabado). Por esto es normal encontrar portátiles que externamente son iguales entre diferentes marcas, ya que estas suelen ser OEM (por ejemplo Ahtec y el ensamblador americano Sager). Incluso muchas veces se adivinan plataformas iguales entre portátiles de marcas OEM y ODM por el diseño externo (cambia, pero lo mínimo para que dar un toque de distinción): puedo contar por experiencia propia de que he visto portátiles Ahtec que eran exactamente iguales (a nivel interno) a modelos de Acer, Maxdata o Fujitsu. Externamente cambiaba algún color o alguna pijería, pero poca cosa más.

Las marcas lo que hacen es, valga la redundancia, remarcar el barebone y añadirle sus características a nivel de procesador, memoria y disco duro para crear las ofertas comerciales.

Ahora bien, ¿quiere esto decir que da igual comprar un portátil de “marca” o “clónico”? ABSOLUTAMENTE NO. Cuando vayas a adquirir un portátil, ten en cuenta estos factores:

– El servicio postventa que obtendrás en caso de problema. Comenta con el comercial de la tienda qué experiencias han tenido en cuanto a tiempo de reparación y problemas con suministros. Lo primero que decimos a nuestros clientes es que lo importante en un portátil es el servicio postventa. A diferencia de un ordenador “fijo”, si un portátil se te rompre la tienda donde lo adquiriste no te lo podrá reparar, se tiene que enviar al servicio técnico de la marca. Hazte la idea de que un tiempo medio de arreglo está en torno a los 20 días. Elije marcas que te den 2 años de garantía específica, lee el artículo anterior de este blog para saber más sobre esto.

– El acabado y robustez de la carcasa. Como norma general se puede considerar que los portátiles de “marca” tienen más calidad en los acabados que los “clónicos”. Esto puede parecer un detalle nimio pero créeme que no gusta mucho ver cómo ese “clónico” que has adquirido a tan buen precio empieza a perder el color en las esquinas a causa del roce y sudor de las manos.

– Recopila información de gente conocida y sobre todo en internet sobre el/los modelo/s que más te gusta/n. Te ayudará a saber la experiencia de otras personas y quizá descubras algún detalle que se te había pasado por alto (o algún defecto de fábrica que afecta a todas las unidades de un modelo).

– Adquiere portátiles con procesadores actuales. En estos momentos el Core Duo está dando buenos resultados. Piensa que como norma general no vas a poder cambiarle muchas cosas, así que en la medida de tu presupuesto elige el que mejor características técnicas tenga (más velocidad de procesador, más memoria, más disco duro, que lleve bluetooth, etc.) ya que envejecerá mucho mejor (y además, a la hora de revenderlo también sacarás más).

– Si te cuadran las cuentas elije siempre tarjeta gráfica dedicada (en este momento a partir de una Mobility Radeon X1400 estaría bien). Si estás seguro de que no vas a jugar NUNCA puedes adquirir una máquina con gráfica compartida, pero ten en cuenta que la RAM principal quedará reducida en la cantidad que requiera la gráfica.

– Los portátiles con pantalla de 17 pulgadas se están poniendo de moda. Éstos siempre deben considerarse si vas a usarlo como un PC “fijo”. Si la portabilidad es importante no pases de 15.4 pulgadas o el sobrepeso hará que maldigas la hora en que elegiste el más grande.

– Los altavoces suelen ser los grandes olvidados del mercado portátil, pero te aseguro que si adquieres un modelo con unos Harman/Kardon o unos JBL la experiencia sonora será incomparable.

– Por último, un poco de sentido común no viene mal. Por mucho que te digan nunca será lo mismo un portátil de 600 euros que uno de 1200. Personalmente aconsejo no bajar nunca de los 1000 euros: el que cuando uses tu nueva máquina disfrutes haciéndolo también es valorable económicamente.

Aventuras y desventuras con un portátil Toshiba

Uno de los motivos que puede llevar a alguien a iniciar un blog, una página web, un foro, etc. es la mala leche. Cuando compras un producto o adquieres un servicio que resulta ser un fiasco lo primero que quieres es manifestarlo a los cuatro vientos, con el objetivo de evitar en la medida de los posible que la persona que te está escuchando se sienta tentado de adquirirlo. Se trata, en definitiva, de “joder” a la marca. Somos conscientes de que en la mayoría de los casos una queja al servicio de atención al cliente no va a servir de mucho, por no decir nada. Así que expresamos nuestro derecho al pataleo a través de lo único que podemos hacer: contar nuestro caso.

Bien, pues esta es mi situación. Hace pocos días decidí darle puerta a mi “viejo” HP Centrino para dar el salto a un Centrino Duo. Como siempre me suele pasar cuando quiero algo lo quiero YA, así que me puse a buscar en mis proveedores de confianza a ver qué modelos había (de marca). También como siempre me dije a mí mismo que no me gastaría mucha tela, pero para no perder la costumbre mi conciencia se hizo la sueca y entre las pocas opciones que había me pillé un Toshiba, concretamente el modelo A100-166 (Core Duo T2400 1.83, Bluetooth, 1 GB RAM, 100 GB – Serial ATA-150 – 5400 rpm, Ati Mobility Radeon X1400 256 MB, Altavoces Harman Kardon).

– Primer problema: estos japoneses… ya no saben que hacer para vender portátiles. Ahora resulta que los venden con bichos dentro, para que tengas compañía (tipo Tamagotchi). Sí sí, no veáis la cara que se me puso cuando a los dos días de empezar a manejarlo me apareció UN BICHO en el panel TFT, paseándose tan campante por mi pantalla y sin que lo pudiera tocar (estaba entre el panel TFT y el cristal exterior). Y claro, no era cuestión de apretar el cristal no fuera que lo espachurrara y se me quedara para toda la vida allí. Como sé que esto es difícil de creer, me cogí mi Nokia N70 y grabé un par de videos con el bicho correteando por ahí:

– Segundo problema: también relacionado con la pantalla. Supongo que si habéis visto los videos, habéis notado el ASQUEROSO RUIDO como a transformador estropeado, así como un “ñieeeeeeeeeee” permanente. Pues bien, este ruido proveniente de la pantalla es el que tengo que soportar cuando uso mi nuevo y flamante portátil, como en estos momentos.

Lo más curioso del caso es que sólo suena si pones la pantalla en unos 70 grados o más, si la bajas por debajo de ese nivel el ruido cesa pero por supuesto es imposible trabajar así. Además, si aprietas el plástico que hay detrás de la pantalla consigues que deje de sonar durante unos minutos, pero al final VUELVE el muy…

Una de las cosas que más me gustó de este portátil fue el hecho de que incorporase altavoces Harman Kardon, el HP que he comentado más arriba también los tenía y cuando pruebas uno de estos ya no quieres volver a escuchar altavoces “normales”. Pero claro, el dichoso ruido hace un acompañamiento a los Harman que no veas.

– Tercer y más leve “problema”: ¿a qué brillante diseñador se le habrá ocurrido la espantosa idea de colocar el panel de teclas multimedia AL LADO del teclado? ¿Será que los teclados de portátil suelen ser espaciosos y cómodos como para encima ir quitándole espacio? Añadidle que las teclas, además de pequeñas, tienen un tacto de portátil de 600 euros (cuando vale más de 1500). Dos fotitos al canto:

En fin, hasta aquí mi odisea con este cacharro. Toshiba siempre ha sido una marca de reconocido prestigio en el mundo de los portátiles. Antes de adquirirlo ojeé varios foros a ver la opinión de la gente, pero era tan nuevo que no encontré muchas. Sí pude leer que algunos decían que Toshiba ya no es lo que era, y no puedo más que afirmar lo mismo: el portátil no está mal, pero no es lo que me esperaba (sin contar lo que he escrito en este mensaje). Además, no es de recibo que un portátil de esta categoría y precio sólo cuente con un año de garantía y tengas que pagar una ampliación para tener más tiempo de la misma, cuando otras marcas como BENQ ya hace meses que están dando los dos años de rigor (y encima IN SITU).

Las prisas son malas consejeras, en este caso si me hubiera esperado hubiera podido adquirir un portátil de la antedicha BENQ por ejemplo a bastante mejor precio y con más tiempo de garantía.