Etiqueta - pantalla

Fondos de escritorio para ordenar tus iconos

Vía Spamloco me entero de dos originales y curioso fondos de pantalla que nos pueden servir (si sois igual de desordenados que yo con los iconos lo entenderéis) para que nuestro escritorio esté muy limpio y aseadito:

El post original está en el blog Proyecto Autodidacta, si queréis descargarlos podéis hacer clic AQUÍ para visitar la entrada concreta y allí encontraréis el archivo para bajaros los dos fondos de escritorio en dos resoluciones cada uno: 1280×800 y 1024×768.

Así que ya sabéis, no hay excusa para cuando alguien nos mire la pantalla y nos diga: “¿pero qué desastre tienes ahí?” (nótese que hablo por experiencia propia).

Review de mi nuevo gadget: RadioCD chinaco para coche con MP3, Vídeo, TV y Bluetooth

Parece ser que últimamente me está dando por adquirir aparatejos chinarros, primero el móvil dual sim y ahora este RadioCD. Como novedad deciros que he grabado un vídeo para que podáis contemplar este cacharro en su máximo esplendor. Para empezar, una foto promocional del mismo para que os hagáis una idea:

RadioCD mp3-video

Características: pantalla 4.3″ táctil panorámica, bluetooth (para manos libres y música AD2P), entrada USB, sintonizador de TV (analógico), música (probado mp3 y wma) y vídeo (admite varios formatos, como dvd, mpg y divx), mando a distancia, entrada auxiliar para audio-vídeo… a primera vista promete, ¿verdad? Veamos si es oro todo lo que reluce.

radiocd parte izquierda_480x270

Para empezar la review, quisiera comentar qué es lo que para mí sería esencial en un radiocd de estas características: lo primero que admita DVDs y si además se traga los de doble capa mejor (imaginad la de música que podemos llevar en este caso). Que tenga memoria y que cuando se vuelva a encender reproduzca la música o el vídeo en el último punto donde lo dejamos. Por supuesto, que admita varios formatos (en música me da bastante igual, con que lea mp3 me sobra, pero en vídeo sí que es importante por el tiempo que implica la conversión). Que disponga de manos libres para el móvil y así poder prescindir de otro aparato más en el coche (el típico Parrot). Y ya por último que tenga una interfaz sencilla, manejable y bonita.

radiocd parte derecha_480x270

Como veremos este radiocd cumple algunas de las características que he comentado y otras que no tiene se pueden solventar con un poco de imaginación. Como siempre dividiré la review en pros y contras, pero primero os dejo el vídeo que he grabado hace escasos momentos para que lo podáis ver en “directo”:

Los puntos a favor son:

– Indudablemente, el precio. Lo adquirí por Ebay a un vendedor español, y me costó en total (gastos de envío e IVA incluidos) 169,50 euros. No está nada mal teniendo en cuenta lo que puede valer un dispositivo con las mismas características de una marca conocida como Pioneer, JVC o similares.

– Reconoce varios formatos de vídeo sin problemas: he probado mp4, divx, xvid, dvd y mpg.

Reconoce DVDs de doble capa perfectamente (probado con Verbatim)… brutaaaal!!!

Se empareja con los móviles para funcionar como manos libres también sin pegas, y la calidad de sonido es bastante decente (el hecho de tener el micrófono en el mismo frontal parecía un hándicap en principio). La gente dice que me oye algo lejos pero que se me entiende bien. Decir que con el Nokia N95 8GB va de lujo, sin embargo con el móvil chino dual sim la cosa va algo peor (supongo que será debido al móvil). También hay que aclarar que se le puede añadir un micrófono adicional como el típico que llevan los manos libres convencionales. En Ebay hay otros modelos de radiocd similares a este que lo incluyen de casa.

– El audio bluetooth a través de AD2P también lo he puesto en marcha sin complicaciones con mi N95 8GB.

Reproduce vídeos y música desde un pendrive USB perfectamente.

En audio admite mp3 y wma, no he probado más formatos pero con esto ya voy sobrado. Anotar que la función de TV no la he probado porque no venía con la antena que le hace falta para ello (otros modelos que he visto sí la integran). De todas formas no creo que conduciendo se pueda pillar una señal lo bastante buena como para verse decentemente.

La pantalla la veo de muy buena calidad, es una de las cosas que más miedo me daba pero quizá sea lo mejor del equipo. No he observado ningún píxel defectuoso. La sensibilidad al tacto es normal, una vez le pierdes el miedo a apretar funciona correctamente sin tener que repetir toques. Los vídeos se ven de lujo (siempre que la calidad de los mismos acompañe, claro).

– Los menús son bastante intuitivos y de sencillo manejo, pero hay que leerse el manual para poder saber algunos botones para qué son.

– El frontal es extraíble y motorizado. El radiocd memoriza la última posición del mismo y cuando se vuelve a conectar automáticamente se coloca donde estaba.

Pasando a los puntos en contra:

La interfaz es sumamente fea y cutre. Los botones que aparecen cuando pulsamos la pantalla son ridículos hoy en día, por no decir nada de cuando estamos en modo gráfico y tenemos las típicas barras de ecualización subiendo y bajando (lo podéis ver en el vídeo que os he grabado, cuando pongo la radio por ejemplo). Muchos amigos a los que se lo he mostrado curiosamente han pensado lo mismo que yo cuando lo vi por primera vez: parecen gráficos del MSX. Y no digamos si ponemos la opción de que vaya cambiando el color de fondo cada x segundos, se ve que los chinos sólo conocen 8 colores básicos y punto (los degradados deben ser cosa de marcianos).

– En la función de manos libres cabe criticarle que no tiene ninguna función de agenda, y por tanto no sincroniza la del móvil como sí hacen los manos libres normales. La única manera de marcar un número desde la pantalla es pulsando uno a uno los dígitos que componen dicho número y darle al botón de llamada, sumamente engorroso.

No memoriza el último punto en el que te has quedado, sino el último fichero (y bajo ciertas condiciones como veremos). Así, si estás viendo un videoclip y apagas el coche, cuando lo vuelvas a encender empezará a reproducir ese videoclip otra vez desde el minuto cero.

No memoriza la opción de “aleatorio” o “random”. Gran putada, la verdad. Cada vez que se enciende, empieza a reproducir el último archivo que tenías en marcha y a partir de ahí sigue uno a uno en orden. Si quieres que “randomize” tienes que indicárselo cada vez. Se puede solucionar usando programas de renombrado masivo de ficheros antes de grabarlos en la oblea, para que genere nombres aleatorios. Esto tiene el inconveniente de que perdemos el título del fichero reproducido, pero no tiene demasiada importancia porque…

– … inexplicablemente, en el modo gráfico (cuando salen las barras de ecualización subiendo y bajando) no nos aparecerá el título de la canción. Otra cosa incomprensible.

– Si la música que tienes es toda wma, no te permite la opción de reproducir aleatoriamente. Lo mismo ocurre si todos los vídeos son divx o xvid. Sin embargo, si hay mezcla de mp3/wma y mpg/divx sí que nos dejará (pero sólo si en ese momento estamos con un mp3 o un mpg). ¿Alguien lo entiende?

– Cuando tengamos un medio con música y se enciende el radiocd, no empieza a reproducir en modo gráfico sino en modo lista de archivos (ver minuto 3:58 del vídeo que os he grabado para ver cómo es este modo). Si queremos que vaya en modo gráfico (lo normal creo yo) debemos darle una pulsación hacia abajo al joystick que hay a la derecha.

Conclusión

Literalmente, un quiero y no puedo. Tengo la impresión de que estos chinos han cogido el software de un reproductor de divx de sobremesa (de los cuales ya hemos hablado en este blog muchas veces y de los que hereda gran parte de sus carencias) y le han metido de manera precipitada una interfaz creada por un diseñador que se ha quedado estancado en los años 80. Me pasa por la cabeza lo mismo que os comentaba en los casos de los reproductores de divx: ¿tanto cuesta ponerse en la piel del usuario y pensar como él? ¿Acaso los diseñadores del software usan alguna vez los productos para los que programan?

Evidentemente dado su precio mucho no nos podemos quejar, máxime teniendo en cuenta que su función la cumple: reproduce vídeos y música tanto en formato normal como en formato comprimido. Pero no puedo dejar de pensar qué sería este aparato con todas las tonterías incomprensibles solucionadas y encima con una interfaz algo más bonita y colorida, más gráfica y menos MS-DOS vamos. Si fuera así manteniendo ese precio sería un rompe-mercado total.