Etiqueta - estafa

Los peligros de tener una tienda online

Después de este parón vacacional de más de una semana, volvemos a la carga con un post que hace tiempo que tengo en la recámara y el cual tenía muchas ganas de redactar.

Hoy en día, tener una tienda online puede suponer muchos dolores de cabeza que hay que asumir cuando vendes productos físicos a través de internet: problemas con el transporte, entregas a domicilios erróneos, pagos con tarjetas fraudulentas, clientes que anulan cargos en su tarjeta de crédito incluso meses después de haber realizado la compra, etc. etc. Hoy voy a contaros un caso que he vivido muy de cerca y que seguro os va a sorprender.

Tengo un buen amigo al que le estoy montando una tienda virtual, tarea en la que desde hace un tiempo me está ayudando mi socio en Mundoblog y Plantillas WordPress, Ares. Este amigo ha demostrado mucha paciencia pues el desarrollo de dicha tienda me lleva ya más de un año por el poco tiempo libre del que dispongo, y por suerte desde que Ares me ayuda la cosa se ha acelerado hasta el punto de que esperamos inaugurarla a pocos días vista. Pero volvamos al hilo, la tienda todavía no la estamos publicitando porque le faltan unos pocos detalles, pero al llevar tanto tiempo online los motores de búsqueda ya la tienen indexada y se han realizado algunas ventas esporádicas.

El rey de ventas absoluto desde hace unas semanas es un pulsómetro Polar el cual tenemos a un precio bastante bueno. En una de las últimas ventas ocurrió algo que me hizo ver hasta qué punto puede haber gente mala en este mundo. Todo empezó con normalidad: el cliente hace la compra a través de la web, realiza el pago mediante transferencia bancaria y mi amigo procede al envío del producto. Poco tiempo después, el cliente se pone en contacto con él porque había habido un problema con el envío, el cual podéis ver de forma muy gráfica en esta imagen que le remitió:

Leer más

La primera estafa que me hicieron en la tienda: el engaño del extintor

extintor estafa Este es un post que tenía pensado escribir desde que retomé el blog hace un año, pero por alguna razón se me había quedado olvidado en los rincones del inconsciente blogueril. Hoy voy a contaros la primera (y única que yo recuerde, si no contamos la gente morosa) estafa que me hicieron en la tienda, en la que caí como un gran pardillo y que aún ahora después de tantos años me quema la sangre.

Situémonos. Estamos cerca del verano de 2002. Hacía casi un año que habíamos abierto, y en ese momento estaba yo solo en la tienda. Era una tarde de mucho movimiento, con una gran cola de gente aguardando su turno para ser atendida y yo iba a toda leche explicando, mostrando, facturando, etc. En eso que una persona ataviada con un mono de trabajo y una especie de maletín entra directamente al mostrador.

Me quedo mirándolo unos segundos y me suelta:

– Hola buenas, mira que soy el de los extintores, que te toca la revisión y vengo a llevármelos para hacerla.

Y yo, todo ignorante, voy y le suelto:

– Mira qué bien, estaba a punto de llamaros porque ya hace casi un año que hemos abierto y sabía que le faltaba poco. Cógelos, hay uno allí y otro allá.

Haré un inciso para decir que los extintores y su servicio de mantenimiento lo contratamos con una empresa de otra ciudad a través de una persona del pueblo que era su representante aquí. Quedamos con él que cada año vendría, se los llevaría, me dejaría unos de sustitución, haría la revisión pertinente y a los pocos días me los volvía a traer.

Mientras yo seguía atendiendo veía al tipo que iba recogiendo los extintores y salía fuera a cargarlos al coche. Cuando acabó se acerca otra vez al mostrador y veo que rellena una especie de albarán. Al cabo de unos segundos me pone el albarán delante y me dice “serán 90 euros”. Me quedé un poco flipado, lo confieso, pero entre que tenía mucha gente y que al fin y al cabo pensé que lo tenía que pagar de todas maneras, le di la pasta y me puso un bonito “pagado” en el albarán.

Pasaron unos días, y los extintores no volvían…

Leer más

Pues sí, lo de Telefónica era un engaño

Este post sirve como continuación al que escribí ayer sobre la oferta que me hacía Telefónica para que nos pusiéramos su ADSL en la tienda. En esa entrada divagaba un poco sobre si, como viene siendo normal desde hace un tiempo, la última oferta que recibí de esta empresa sería una estafa/engaño o no.

Tener un blog tiene muchas ventajas, una de ellas es el feedback de los lectores a través de los comentarios. Y así pues, gracias a los consejos y experiencias que me habéis dado en el post anterior he podido deshacer el alta ya que la oferta no era como me habían dicho.

Después de ver lo que me contaban algunos llamé al 1004 para preguntar qué constaba que me habían asignado. La primera sorpresa vino porque en la primera llamada, después de pulsar las opciones oportunas y decirle a una máquina la razón de mi interés por Santa Telefónica, me tiro unos 10 minutos oyendo la musiquilla típica hasta que me cuelgan. A la segunda me lo cogen en un tiempo prudencial y le explico a la operadora la oferta que me habían hecho por teléfono y que quería comprobar su veracidad.

Pues bien, la cosa es que efectivamente me habían contratado los 10 megas (sinceramente, seguía pensando que serían 6 por mucho que me dijeran) pero que el precio eran 25 euros los 4 primeros meses, y no el primer año entero como me habían dicho. Además, esa contratación implicaba un compromiso de permanencia de 12 meses (este punto también se lo saltaron cuando me explicaban el tinglado).

Así las cosas pedí la anulación del alta, a la cual no me puso muchas pegas, y queda demostrado que, visto lo que me han hecho a mí y todo lo que me han contado varios clientes, aceptar una oferta de la empresa azul que te hagan por teléfono sin haberlo solicitado tú tiene un grandísimo número de posibilidades que sea un engaño o estafa.

Mucha parte de culpa me corresponde a mí por ser un iluso. Normalmente suelo pillar las condiciones ocultas a base de preguntar y repreguntar, pero esta vez fue tanta la insistencia en que las condiciones eran las que me decían y también el hecho de que me aseguraran que llamaban directamente de Telefónica y no de ningún distribuidor (esto me lo confirmaron en el 1004) que me lo creí. Sirva este post de aviso a algún lector que pueda pasarle lo mismo.

La estafa de Rubiaguru.com. Aprendamos la lección.

rubiaguru Desde hace ya mucho tiempo, prácticamente desde sus inicios, seguí con atención un blog del cual estaba seguro iba a triunfar. Se trataba de rubiaguru.com, y tenía como slogan algo así como “rubia e inteligente, qué más se puede pedir”. En la sección de “quién soy” aparecía la foto que está a vuestra izquierda pero a un tamaño descomunal (había más foto que texto). Luego existían unas 3 fotos más de la chica que estaban en un portal social de esos tan de moda ahora, creo que era Facebook. Y por supuesto no podía faltar la cuenta de twitter. Ya el colmo de la ñoñería era esta otra frasecita: “Que pensaban? Que por ser Rubia les iba hablar de moda y belleza?”

Nuestra “amiga Karen” empezó escribiendo sobre consejos para bloggers. No tardé nada de nada en pensar que todo ese tinglado era de un tío que se hacía pasar por tía. No me preguntéis por qué, al principio no había nada que hiciera sospechar, pero desde que leí la primera línea que escribió sabía que era un montaje. Pero qué montaje señores, también tenía por seguro que la cosa iba a dar que hablar y que hasta que se descubriera el pastel íbamos a oír cosas sobre “Karen” por muchos sitios (con su correspondiente foto de “ella”, claro). Así fue, poco a poco su imagen y su blog empezó a salir en numerosas bitácoras no ya solo como enlace en el blogroll, sino dedicándole posts enteros.

Bloggers tan destacados como Carlos Blanco y los de Loogic cayeron en la trampa y le hicieron publicidad en posts como este: Ya se pude ganar dinero con Twitter. El asunto empezó porque la “rubia” escribió un post en el que contaba cómo había conseguido ganar dinero ocupando nombres de usuario de twitter (como por ejemplo pdaphone, según decía le habían pagado 180 dólares por él) y ofrecía algunos más a la venta (como sex_videos). Esta entrada corrió como la pólvora entre numerosos bloggers (alt1040, Gemablog, Tío Gilito, koalab, y muchísimos más), y aunque algunos tímidamente apuntaban a que lo que esta “chica” hacía incumplía las normas de uso de twitter y por tanto los que compraran esos nombres se arriesgaban a quedarse sin ellos, la verdad es que la mayor parte alababan el ingenio de esta “gurú” por haber pensado en ello. Por mi parte, nada más vi el post en cuestión pensé que lo que estaba haciendo es crear expectación para ver si vendía alguno de los numerosos nombres que ocupó, no estoy seguro si quiera de que vendiera ninguno antes de escribir el post pero después de la publicidad gratuita que consiguió no me extrañaría que alguien cayera y le pagara por alguno. Por mi parte en el post de Carlos dejé mi opinión el día 3 de octubre, cuando el asunto estaba en pleno apogeo:

Leer más

Simyo ya me ha hecho la primera estafa: empezamos bien. Posible publicidad engañosa.

Al final creo que va a haber una respuesta cierta a la pregunta que me llevo haciendo desde hace mucho: ¿existirá alguna vez la operadora de móvil perfecta? Por lo visto, y a tiempo vista, NO.

simyo Creo haber comentado alguna vez que este septiembre he cambiado mi móvil del trabajo pasando a usar un número de Simyo. Para más detalles, un número que tenía dado de alta en contrato desde principios de 2008 y que además escogí un poco a mi gusto (digamos que es fácil de recordar, no llega a gold pero quizá si podría considerarse silver). Ya sabéis que en Simyo no hay compromiso de gasto mínimo al mes así que lo tenía para llamadas ocasionales.

Pues bien, se da la casualidad que algunos amigos y familiares se deciden a cambiarse de operadora y les planteo como la mejor opción dado su uso del móvil pasarse a esta compañía. Además yo aprovecharía para usar permanentemente el número antedicho, ya que así además de tener un precio muy bueno por minuto/sms/mms también tengo 10 minutos gratis cada vez que les llame.

Nos plantamos más o menos a principios de Agosto y procede a darse de alta mi primer conocido. La idea era aprovechar la promoción amigo, por la cual si un conocido se hace de Simyo usando tu número de teléfono como referencia le regalan 5 euros a él y 5 a ti. Además había una promoción activa por la cual por cada amigo que referenciaras entrabas en el sorteo de un viaje y móviles libres. Le envío pues la invitación desde mi panel de control y este amigo procede a seguir el proceso desde el vínculo que le había llegado por e-mail, y resulta que…

Leer más