Etiqueta - crisis

La crisis afectará al sector tecnológico más de lo previsto

crisis Desde hace tiempo no dejo de leer en varios blogs que la crisis (o, como lo llama Lolo con sorna, “retropropulsión económica“) afectaría en menor medida al sector tecnológico que a otros campos. Y ahora no me estoy refiriendo especialmente a las tiendas de informática, sino más bien a las empresas y negocios online.

Al comercio minorista de informática, o en otras palabras, a “las empresas con local propio de cara al público que se dedican a la venta de material y servicios informáticos”, hace ya tiempo que lo vienen notando. Sólo tenemos que leer los últimos posts del compañero que gestiona Locuras informáticas y algo más para ver cómo van quebrando algunos mayoristas y cómo se está notando el gran bajón en las ventas. Esto es algo que creo que casi todos los del gremio hemos notado desde finales del año pasado y de ello ya hemos escrito bastante.

Sin embargo hay otro sector dentro del mundo de las tecnologías que está a otro nivel. Hablo, por ejemplo, de empresas que gestionan webs de varias temáticas y que viven de la publicidad que se inserta en ellos. Valga como ejemplo mi admirado Carlos Blanco el cual además de ser un domainer como la copa de un pino posee varias empresas que se dedican a portales de juegos, videojuegos para móviles, plataformas sms, portales verticales, etc. Pues bien, en este sector y salvo algunas pocas voces discordantes (entre ellas las del mismo Carlos Blanco) se daba por sentado que esta época de recesión no les influiría e incluso se comentó que las inversiones en publicidad online aumentarían.

Leer más

Lo que nos faltaba: huelga de transportistas

Camión en Homotecno Había oído campanadas pero parece ser que la cosa va en serio. Acabo de ver un correo electrónico de un proveedor que dice lo siguiente:

Les comunicamos que a partir de las 00:00 horas del próximo viernes 6 de Junio, se ha convocado una Huelga Indefinida de transportes en España como protesta al incremento de carburantes.
Les recomendamos realicen sus previsiones oportunas con suficiente antelación para evitar posibles roturas de Stock, ya que además hay convocadas diferentes huelgas del sector en diferentes países de la UE por lo que es posible que la situación de desabastecimiento sea muy grave.

Lo que nos faltaba para el duro. Ahora sí que va a estar bien la cosa: como sea cierto esto, o cargamos hasta los topes por si la cosa se alarga (con el consiguiente hándicap de tener que llenar el almacén precisamente en una época, el verano, que no suele destacar precisamente por ser la de mayores ventas) o nos hacemos los longuis a ver si con un poco de suerte la situación sólo se enmarrona unos pocos días.

Me ha dado por pensar lo que puede afectar a nuestro sector una huelga de estas características, siempre que sea general. Si a nosotros, las tiendas, nos van a obligar a repetir hasta la saciedad “esto no te lo puedo conseguir hasta que no cese la huelga”, ¿qué pasará con los mayoristas? Esta quizá sea la mejor parte, dentro de lo malo: ¡¡¡QUE SUFRAN!!! Porque hasta donde yo sé, si se quedan sin camioncitos que repartan sus adoradas cajas van a tener que abrir para nada. Bueno, hay muchos a los que puedes ir con tu coche/furgoneta y llevarte el material tú mismo (me da que yo y muchos de nosotros vamos a tener que hacer unos cuantos viajes), pero indudablemente les va a rascar el bolsillo.

También me ha dado por pensar en uno de los repartidores con el que más confianza tengo. El hombre es autónomo y es courier de una empresa de transportes de las más baratas que conozco (sin dejar de ser eficiente, no he tenido ni un solo problema con ellos desde que uso sus servicios, hace más de dos años). Pues bien, si no reparte no gana dinero. ¿Hasta qué punto podrán soportar estos transportistas una huelga demasiado larga?

Cada vez hay más indicios de crisis, es como si cada día se fuera haciendo más y más evidente. Hoy hablaba por teléfono con una clienta/amiga que trabaja en una tienda de una ciudad cercana, muy turística. Esta tienda hace muchos años que está abierta y digamos que en verano es cuando hacen, literalmente, su agosto particular. Pues bien, me comentaba acongojada que su jefe le ha dicho que como la cosa siga igual cerrará el chiringuito en breve. Me ha dejado estupefacto, sobre todo teniendo en cuenta que este mediodía he visto en las noticias la huelga de pescadores y sonaban campanadas de la de transportistas.

Amigos… el panorama está que arde.

Testimonio estremecedor

Una lectora del blog ha realizado un comentario en una entrada que escribimos hace unos días que, por su crudeza y por lo identificado que me siento en algunos de los aspectos que describe, he decidido exponer en portada. Además este comentario me ha servido para idear un post que publicaré en unos minutos sobre la problemática de los consumibles en las tiendas de informática.

También lo considero de interés porque tiene cierta relación sobre lo que escribimos de la crisis que en teoría estamos empezando a notar y sobre las problemáticas de las garantías. Creo que en poco tiempo empezaremos a ver muchos casos parecidos. Sin más, os copio lo que nos envió Marta (las negritas y cursivas son mías):

“Nosotros ya hemos salido escarmentados de éste tipo de cosas. Tontos es decir poco, mas bién novatos. Nosotros llevamos ya 9 años y ahora ya cerramos la tienda definitivamente. El futuro de venta de consumibles (impresoras y portátiles incluidos) está en las grandes superficies. A mi no me sale a cuenta tantas molestias y tantos gastos con un drum (tambor para impresoras láser), para que luego me compren un portátil, que me deja un 12% y de ahí descuenta portes y las molestias de convencerle para que se compre tal o cual, ademas de la carga inicial que hay que ponerle + la carga de programas varios como emule, etc.
Como novatos imbéciles ya cometimos el error, una vez, de regalar un escaner porque la garantía de un año había caducado y la ley nos obliga a dar dos. A la mierda la ley y el que quiera que nos denuncie, pero con los márgenes que tenemos, no podemos cubrir la incidencia de productos que fallan a partir de un año, y mas cuando no se atreven a dar dos años es por algo.
Los chinos venden los cd sin canon y sin iva, pues que se vayan a los chinos a comprarlos. las tintas, entre las que caducan, y las que salen los compatibles y te comes con patatas… pues a la mierda las tintas, aunque las tenga mas baratas que cualquier sitio, la gente, compulsivamente compra en el supermercado, idem de idem con impresoras, ordenadores, etc, así que pagar alquileres desorbitados para ir hasta el cuello igual, pues se cierra la tienda, y éste es el futuro cercano de todas las tiendas. Comentado también por mis mayoristas mas importantes, que sus propios clientes, muchos de ellos se plantean lo mismo, así que antes de que nos arruinemos mas, la tienda al carajo.
ya me he desahogado.”.

Cómo afecta la crisis al pequeño comercio (de informática)

Nuestro querido tendero digital, en su blog, hace referencia a un tema interesante del que me gustaría dar nuestro punto de vista. En su entrada titulada “A vueltas con la crisis” comenta en qué se está notando en su tienda la crisis económica que supuestamente está empezando. Aunque ya realicé un comentario en su bitácora, me gustaría dejar un pequeño grano de arena en la nuestra basado en nuestra experiencia propia de pequeña tienda “de pueblo”, que supongo que será aplicable en cierta manera a otros negocios que no tengan que ver con la informática.

Cuando estás en un negocio de cara al público hablas con mucha gente: clientes, proveedores, propietarios de negocios vecinos, familiares empresarios, etc. Y desde hace muchos meses no dejo de oír la palabra “crisis”, tanto en el mundo real como en el virtual. Y aunque este tema es muy socorrido para conversaciones efímeras (como el tiempo) y, a la vez, muy escandaloso, no veía yo que hubiera ningún indicativo de tal problema. Es decir en nuestro caso teníamos un ritmo más o menos normal y no se escuchaba ningún hecho notorio en la población que confirmara los malos augurios que no dejaban de comentarse en los corrillos. Tampoco se hacía mucho hincapié en las noticias, por ejemplo.

En internet muchos blogs un poco “catastrofistas” como el de Alberto Noguera no dejaban de proclamar a los cuatro vientos que todo este silencio era provocado, debido a la cercanía de las elecciones. Según ellos, al gobierno no le interesa que se intuya nada referente a la crisis hasta que no pase el día de las votaciones.

Y mira tú por donde resulta que a finales de noviembre-principios de diciembre empezamos a notar que el ambiente pre-navideño no era ni mucho menos parecido al de otros años. El aluvión de gente típico de esos días preparando los regalos, pidiendo presupuestos, haciendo reservas de material… pues como que no. Además de eso era algo que se notaba en el ambiente, no se veía tanta alegría “consumista”, no sé cómo describirlo exactamente aunque supongo que me entenderéis. En resumen: indudablemente se puede decir que estas navidades han sido las más flojas en cuanto a ventas en los 7 años que llevamos abiertos, y no sólo de ordenadores nuevos sino también de accesorios, periféricos, etc. Y eso que desde hace un tiempo los precios de los PCs está cayendo en picado, en parte gracias a la fortaleza del euro frente al dólar (yo alucino cuando veo módulos de 1 giga de memoria por unos 20 euros y discos duros de 500 gigas alrededor de los 70 euros).

Otro efecto colateral típico de las crisis es la agudización de un mal endémico de los comercios de poblaciones pequeñas: las deudas de los clientes morosos. Por desgracia es muy difícil hablar con alguien que posea un pequeño negocio/empresa y que no sufra de esta epidemia. Los impagos de clientes particulares ha crecido como la espuma desde diciembre, incluso clientes que eran muy cumplidores en ese tema están tardando mucho más de lo normal en aparecer por el establecimiento a liquidar parcial o totalmente sus compras, obligándonos a replantearnos este tema con mucha seriedad y empezar a comportarnos como las tiendas “de ciudad” (muy a pesar nuestro, ya que estas cosas son las que dan cierta ventaja al comercio tradicional frente a la gran superficie).

Vinculado con lo anterior hemos visto como en estos pocos meses varios negocios que llevaban ya algunos años funcionando han cerrado las puertas. Hablando con sus propietarios oyes lo que os estoy comentando: las ventas han bajado un montón, los clientes pagan tarde o directamente no pagan, el alquiler los ahoga, no ganan ni para obtener un sueldo decente que compense los dolores de cabeza y horas de trabajo extra que supone un negocio propio, etc. También han caido algunos constructores que hace no mucho se paseaban por el pueblo con sus Mercedes y ahora van con el c3 con los rótulos de la quebrada empresa todavía pintados. Y, mira que casualidad, ahora que han pasado las elecciones ya empezamos a ver en las noticias cositas preocupantes al respecto.

Lo que realmente me ha animado a escribir esta entrada ha sido un comentario de un cliente (trabajador en la construcción) que ha pasado por la tienda y hemos tenido esta conversación:

– Vaya la que se nos viene encima, ¿eh? Seguro que tú lo has notado también, ¿a que ya no vendéis tantos ordenadores como antes?

– Pues hombre, qué te voy a contar, cuando viene crisis nos toca a todos, algo se nota.

Y me suelta la siguiente frase antológica:

– Nosotros también lo hemos notado mucho, no se mueve nada. Y mira lo que te digo, ¿ves los bares? Ni una rata. Y cuando los bares empiezan a no tener clientela…. ¡agárrate!

Me he asomado a la calle y he visto que, lo que antes a esa hora era una calle llena de coches y los bares a rebosar de trabajadores que acaban su jornada, estaban casi vacíos. Y, entre nosotros, os confesaré que un pequeño escalofrío me ha recorrido la espalda.