Obsolescencia programada; ¿Conspiración de multinacionales?


Obsolescencia programada, o lo que es lo mismo: Comprar, tirar y volver a comprar. Así lo definía un documental que en su día pude ver y que realmente me dejó un poco sorprendido, hoy lo he rescatado.

La obsolescencia programada parece algo nuevo, un término que si no nos detenemos a pensarlo mucho o no hemos oído hablar nunca de él, puede llegar a parecer una nueva técnica para hacernos la vida más fácil en alguna de nuestras tareas cotidianas; igual nos ayudaría con las compras online como que podría permitirnos realizar el mantenimiento del coche sin nuestra participación, sin embargo, no tiene nada que ver con esto.

Según el vídeo, todo empezó con una crisis

Dicen que cuando la sociedad atraviesa una situación difícil como lo es una crisis, es cuando florecen brillantes ideas que sorprenden al mundo. Se despiertan capacidades como el ingenio y la creatividad, quizá porque sea el momento propicio para hacerlo, quizá porque aprieta el hambre o puede que sea por ambas cosas.

A nosotros, en la crisis del 29 en los Estados Unidos, nos jodieron vivos por lo que se ve, ya que aquí fue cuando la “Obsolescencia programada” empezó a sonar con fuerza, incluso se formuló una Ley.

Obsolescencia programada: El deseo del consumidor de poseer algo, un poco más nuevo, un poco mejor, un poco antes de lo necesario.

Esta misma frase es la que aparecía en televisión allá por aquella década de los 70. Se pensó que la sociedad necesitaba equipos y productos que le fueran de utilidad, pero solo durante un determinado periodo de tiempo, para que así tuvieran que sustituirlos por otros nuevos, y así hasta el fin de los tiempos.

Esto permitiría que la industria siguiera funcionando siempre y dando empleo a millones de trabajadores. ¡No parecía una mala idea!

¿Por qué hay que renovar lo que compramos?

Podría engañarte y decirte que lo hacemos únicamente porque la obsolescencia programada así lo ha determinado, porque todos los productos y aparatos electrónicos que ahora mismo tienes en casa están diseñados para que en un determinado momento digan basta y no tengas otra que renovarlos, porque el sistema está corrupto y/o porque se trata de una conspiración judeo masónica. Pero eso sería zanjar aquí el asunto echándoles la culpa a otros, como siempre.

En apenas dos o tres generaciones nos hemos acostumbrado a desechar todo lo que compramos, incluida la tecnología, ya no hace falta que la obsolescencia programada se manifieste, sino que me atrevería a decir que hemos evolucionado sobre el término, lo hemos adoptado y ahora muchos somos los “Obsolescentes programados”.

clip_image002

Si Samsung, Apple o Informática Abelardo saca el nuevo modelo 2 al mercado, compramos el 2 en cuanto podemos, porque el 1 incomprensiblemente empieza a ir lento, a caérsele las piezas y ser incompatible, vamos, que se convierte en una auténtica mierda que a corto plazo ha de ser sustituida por el nuevo modelo.

Dejando de lado minorías, casos concretos y a ti, que seguro que afirmas no ser un obsolescente programado, el único impedimento que se nos presenta al resto de humanos para no renovar constantemente por los nuevos modelos es que puede que no tengamos un presupuesto como para realizar esos gastos, si no fuera así, créeme que ser obsolescente programado sería una enfermedad generalizada.

Las bombillas eran un claro ejemplo…

Las hay que duran 1000 horas, otras 3000, pero entre pitos y flautas, aun con la pegatina que garantiza una larga vida, al cabo de seis meses, un año o dos, se funden, y ya no nos acordamos de qué ponía en esa etiqueta, aunque intuimos que debería haber llegado como mínimo a los 3, 4 o 5 años, dependiendo del uso.

clip_image004

Entonces gritamos. “Malditas conspiradoras las multinacionales” Eso es cierto, pero también pasa a la inversa y con cualquier otro dispositivo. Si no me he vuelto loco, creo haber jugado con la NES hace relativamente poco, y supongo que ese modelo ya debería estar obsoleto y autodestruido. Mi impresora, que no es tan antigua como la consola, también sigue dando guerra y a mi juicio, ya debería haber explotado un par de veces por desfasada.

Verás, muchos defienden que las bombillas son el claro ejemplo de la obsolescencia programada, que están fabricadas para durar X tiempo, cuando su verdadera vida funcional podría haberlas mantenido en funcionamiento unas 5 o 10 veces más.

Hace aproximadamente 35 años, en California alguien se dio cuenta de que una bombilla que había sido encendida en 1901, seguía encendida. Ahora está considerada como la más antigua del mundo y aquí podemos ver cómo sigue iluminando a 4W.

clip_image006

La idea no es mala, antiguas bombillas que funcionan todavía, y ahora, con mayor tecnología y mejores materiales, se estropean antes.

Sin embargo, si acudimos al test de longevidad de bombillas, veremos como la duración es inversamente proporcional a una potencia elevada del voltaje aplicado, es decir, si bajásemos la tensión un 5% en las bombillas actuales, podríamos asegurar que éstas durarían el doble. Teniendo en cuenta que esta está funcionando a 4W… aún le debería de quedar bastante. ¿Es esto obsolescencia programada?, ¿Es magia negra?

¿Te suena El cártel de Phoebus?

1924, se reúnen Osram, Philips y General Electric para poder establecer un estándar en cuanto al precio de las bombillas y su fabricación, donde que se determinó que debían ser de 1000 horas de duración. Según diversas fuentes, el acuerdo pretendía mejorar la eficiencia de éstas.

clip_image008

¿Entonces se trata de una conspiración o no?

Bajo mi punto de vista, creo que no. La obsolescencia programada puede ser un cuento de hadas a grandes rasgos, una leyenda que pasa toda la responsabilidad del consumo a las grandes compañías, que conspiran contra el consumidor, pero como toda leyenda, ésta siempre parte de una historia/inspiración real.

Con esto quiero decir que, siempre se ha de partir conociendo un poquito de diferentes puntos de vista, y como dije antes, la obsolescencia programada para mi tiene mayor credibilidad cuando pasa a denominarse “obsolescentes programados”, pues somos nosotros los que realmente hemos adquirido el hábito de renovar y renovar con tal de estar a la última.

Creo que la responsabilidad está repartida, pues hubo, hay y habrá multinacionales que ahora mismo estén conspirando con los precios, con la salud y por qué no, también con esta cuestión de durabilidad. ¡Carajo, hablamos de miles de millones de euros en juego!

Pero no podemos negar que en una era en la que un ordenador, coche, cafetera o smartphone quedan desfasados a los 3 meses, sea por culpa de la obsolescencia programada, más que nada porque no dejamos tanto tiempo sin hacer un renove voluntario.

Acerca del autor Ver todos los posts

Andrés

Ingeniero informático en formación. Desde que nací con un ordenador bajo el brazo, consumo tecnología casi a diario. Me gusta escribir sobre aquello que merece la pena y me declaro fan incondicional del social media y la redacción.

  • Kullman

    Hace poco tuvimos que reparar en el taller una herramienta electrica de marca (no de los chinos) que no funcionaba correctamente, descubriendo al abrirla y desmontar el motor que una de las arandelas se habia deformado y habia que cambiarla.

    Para hacerlo, fui a comprar una arandela nueva al servicio tecnico oficial, donde me dijeron que la marca no vendia repuestos para ese modelo (nunca lo habia hecho), de manera que si se estropeaba no habia manera de arreglarlo (a no ser fabricando nosotros la arandela, como al final hicimos).

    Por cierto, que no entiendo muy bien la explicacion de lo de las bombillas… ¿que habría que reducir, el voltaje, la intensidad (el amperaje) o la potencia de luz?

    • Si pones usas una bombilla calculada para 440v en un enchufe de 120v, durará una eternidad aunque no brille mucho, como es el caso de la bombilla de ese departamento de bomberos.

  • Está claro. Los fabricantes cada vez tienen más competencia de marcas que no cumplen las regulaciones. Son más económicas y les comen el mercado de los tiesos. Fabrican con cálculos cada vez más precisos para llegar a cumplir las garantías utilizando componentes de baja calidad. Ya no hace falta que los diseñen para durar poco.

    Antes el ciclo de renovación se daba porque la gente deseaba modelos más modernos con mejores prestaciones y ahora se da porque las cosas cascan cada tanto y la masa crítica se tira sí o sí a lo más barato.

    Como todo, hay gamas y gamas. Lo que pasa es que para comprar un televisor que dure 30 años como los de antes, hay que pagarlo.

    En todo caso los costos reales de lo que consumimos no los pagamos de verdad. Le estamos dejando el marrón a los que les toque limpiar toda la mierda que generan nuestros desperdicios y nuestros residuos de fabricación. La era de la fuente de energía y materia prima barata, está próxima a terminarse, quizás lo haga al tiempo de cuando todo esté realmente contaminado y haya que gastarse el dinero en limpiar. Entonces sí que pagaremos el valor real de lo que con suerte podamos comprar.

    • Ni pagandolo…

      Mi padre compro hace 10 años una TV CRT Sony de 36″, que le costo una barbaridad de dinero… hace un par de años tuvo una averia y desde Sony le dieron un presupuesto de mas de 1000 euros… Ni que decir tiene que no se reparo…

      Si miras un portatil antiguo de alta gama veras que llevaba varias piezas de metal reforzando aqui y alla, un material que, fuera de los acabados esteticos, es muy dificil de ver en modelos actuales, donde el plastico es la norma.

      Dile a un cubano que tiene que arreglar un Seat Ibiza del año 2010 al que le falla la centralita electronica, a ver que te dice… Los coches americanos de los años 50 son muy anteriores al concepto de obsolescencia programada, se fabricaban para durar toda la vida.

      • Si el cubano tuviera a mano los recambios electrónicos que se necesitan, es capaz de hacer ingeniería inversa, emular un circuito integrado complejo o un microprocesador usando otro microprocesador y puentearlo a la placa. La necesidad es la madre del ingenio… y si la reparación es al menos un 50% más barata que comprar el recambio nuevo, se hace. Ahí la mano de obra es muy barata.

        Incluso en México conozco gente que se dedica a reparar los “cerebros” (centralita) de cientos de coches. Me consta porque alguna vez vi a unos chavales quitándole la resina semitrasparente amarilla con la que estaba recubierta la centralita de uno de esos para cambiar un par de componentes.

        Ese televisor seguramente que tiene piezas de recambio en Europa del Este, África o Sudamérica. Y para eso hay en internet un montón de sitios donde buscar. Lo que en un momento dado te habría costado más trabajo es encontrar a un buen técnico electrónico de barrio que pueda realizar la reparación. Es una especie en peligro de extinción.

  • Que le pregunten a un cubano si existe la obsolescencia programada en la isla. He visto hasta 35 usos diferentes para una lata de aluminio. He visto fabricar cualquier parte de un coche clásico si sus herramientas lo permiten. Esa gente podría arreglarlo todo.

  • Guerrero

    Lo que jode es cuando la obsolescencia es realemte programada a nivel de firmware de un aparato, en que pongan a posta programación para que trás X tiempo se joda, no por fallo de componente físico, porque eso implica estar hecho a posta con toda la mala baba.

    La parte que más se conoce es la de rotura de componentes por desgaste o uso, por estar mal diseñados o diseñados con materiales no preparados para durar, siendo el tiempo medio de vida de estos componentes bajo en relación a como eran antes.
    A veces incluso se les va la mano y petan hasta en garantía en serie.

    Yo tuve por ejemplo un problema con mi último vehículo, un Ford Mondeo, al que con menos de 30.000 km y en garantía se le jodió el embrague, y no por ser mal conductor. Mi coche anterior, un Vectra lo aguanté muchísismos años y el embrague creo no se cambio hasta los 150.000 km, poco antes de jubilarlo.

    Leyendo en foros de coches, exisitía en serie un fallo en todas las marcas que usaban el sistema llamado bimasa (que casualidad, y muchos casos similares al mío. La casa me hizo pagar la reparación, 1.500 del ala, alegando desgaste a pesar de la garantía…. En ese caso fui a juicio contra ellos y lo gané O:)

    Se podría decir que era un fallo de componente, pero yo lo englobaría más bien a usar diseños y componentes no pensados para aguantar un tiempo mínimo, sino para petar rápido y por tanto más bien sería obsolescencia.

    Como caso contrario tengo puestos dos bombillas en mi casa, que están desde que yo era pequeño, en galería y recibidor, en unos plafones de los de antes, y nunca se han cambiado. Igual 30 ó 35 años. :)))

    NAda que ver con los fluorescentes de los chinos de la cocina que petan más que una escopeta de feria.

    • Desde luego hay muchas empresas cabronas. Lo que comentas del coche me suena a lo que sale en la película El Club de la Lucha donde uno de los protagonistas chantajea a la empresa automotriz donde trabaja con el argumento de que sabe que prefieren poner piezas defectuosas a tener que cambiarlas todas porque calculan que las indemnizaciones por las posibles muertes que les carguen serán más baratas. Basado en hechos reales.

      Aquel que haya tomado esa decisión se merece algo muy gordo y muy jodido.

  • Alfredo

    Mucha (no toda) la culpa de que se quede algo obsoleto es del consumidor.
    Antes de la globalización, una empresa tenía sus clientes, que eran, simplemente, lo que estaban cerca. No tenía que reducir costes, no tenía que pensar en centros logísticos…
    Ahora vas a una tienda normal y te encuentras 5 variaciones del mismo producto, dos valen 1€, dos valen entre 1 y 3 € y el otro vale 4€. ¿Cuál comprará el consumidor? El de 4 € seguro que no, y a lo mejor vale 4€ porque durará más, quizá más de 4 veces lo que dura el de 1€, pero cogemos el de 1€, y si en el chino de al lado hay otro de 0,60 € será ese el elegido.
    Ahora prima el coste en detrimento de la calidad, y eso desde antes de la crisis, ahora es brutal.

  • hola
    gracias por este articulo , muy interesante.