Lectura recomendada: ¿hay que divertirse a toda costa?

Acabo de leer una entrada del blog de Javier Marías que me ha hecho pensar. Sí sí, pensar. Esto que parece una verdad de Perogrullo no lo es tanto en los días que corren, donde la masificación de la información gracias a internet ha producido un sin fin de posibilidades de lectura pero no tantas de disertación.

En el artículo antedicho se habla de algo que padecemos, y mucho, la gran mayoría de la gente que somos tecnoadictos o que nos gustan “los botoncitos”: la dictadura del tiempo (sobre todo el de ocio). Un extracto (las negritas son mías):

“…Algo funciona mal, y para mí es, principalmente, que hoy la gente no para nunca del todo o no sabe hacerlo, ni siquiera durante los fines de semana, cada vez más ocupados por actividades que más bien parecen obligaciones: hay que divertirse a toda costa, y ha de ser por ahí, en la calle, como si se hubiera olvidado que uno puede divertirse muchísimo en casa, leyendo, viendo películas…

Y de los que son padres no hablemos: tras deslomarse durante cinco días, vuelven a deslomarse durante los dos restantes intentando distraer a sus críos, procurando que no se aburran ni un minuto, porque eso, el supuesto aburrimiento (lo que más agudiza la imaginación, por cierto), se ha convertido en uno de los pecados más imperdonables de nuestra sociedad. Así que los pobres progenitores corren de aquí para allá, esclavizados por sus hijos…

La gente nunca para, en gran medida, porque tiene móvil y ordenador“.

Que alce la mano aquél lector que no se haya sentido en cierta manera identificado con estas palabras. El artículo completo, aquí.


Acerca del autor Ver todos los posts Web del autor

Juanjo

Me llamo Juanjo y en un sucinto resumen se podría decir que soy un informático adicto a las series, el cine y la lectura, además de apasionado por los ordenadores, móviles, gadgets, internet, videojuegos… lo que viene a ser un geek ;).

  • RusS

    Hombre, eso de que la gente nunca para porque tiene ordenador y móvil… En parte es mi ordenadore el que me da muchos de los momentos de ocio, dado que todo ocio indoor (lectura, música, cine) sale de el.

  • Hola Russ, efectivamente estoy de acuerdo contigo. La cuestión es que el ocio “indoor” en muchos casos puede derivar de los medios clásicos al ordenador. Me explico.

    Hace años yo era un lector empedernido. Pero en un grado brutal. Ahora se podrían contar con los dedos de una mano los libros que me leo en un año. Siempre que tengo un ratito es para estar cara al ordenador. Y lo mejor de todo es que mi trabajo también consiste en estar delante de uno.

    Es decir, llego a mi casa del trabajo, ceno, estoy un rato con mi pareja y cuando llego a casa otra vez lo primero que hago es conectar el portátil. Y sí, también leo muchísimo pero en la pantalla en vez de en papel.

    Así pues, una de las cosas que quería reflejar es el desplazamiento de los medios de ocio habituales a los de las nuevas tecnologías.

    Luego el hecho de que en la sociedad que hemos creado el tiempo para pensar (o aburrirnos) está penalizado, y lo digo por mí también. Tenemos tantas fuentes de ocio a mano que parece que sea obligatorio tener que usarlas.

  • Respecto a lo que dices, lo más triste es cuando tienes que “enseñarle” a alguien que también puede vivir un ratito de su tiempo libre mirando al cielo, o sentado en un banco, o tomándote sin más una taza de café, sin decir ni mu. A mí particularmente me saca de quicio el constante “venga-venga-venga-hagamos-algo-que-me-aburro-” y luego se pasa de flor en flor sin en realidad sacar nada de provecho… En niños o hiperactivos lo acepto, pero en, por ejemplo, compañeros de facultad, me dan ganas de tirarles con el diccionario de María Moliner en la cabeza… 😛
    En fin, a cada uno su estilo, y mientras nos guste… no diré nada más 😉
    Saludiñosss

  • RusS

    Cierto es que se pierde el ánimo de pararse a pensar. Yo soy un pensador nato, y me encanta bajarme a la tienda un rato antes para poder tomar un café mientras organizo mi mente, y muchas veces es incluso necesario.

    Eso si puede estarse perdiendo, y es muy grave que alguien no dedique un momento a la introspección cada día para poder ubicarse. Pero cada uno consigo mismo.

  • La gente tiene miedo a mirarse al espejo y hablar consigo mismo y preguntarse lo que la humanidad lleva preguntándose desde que es humanidad. Cada vez somos más artificiales y menos críticos con nosotros mismos. Por otro lado antiguamente había una tradicion oral y los nietos hablaban con sus abuelos y aprendían de ellos ya que eran los que atesoraban la sabiduría de la tribu. Hoy en día la tribu no tiene sabiduría y el abuelo es un mueble que no tiene ni puta idea de usar un móvil y además se mea por encima. Por lo tanto lo metemos en una residencia para poder ver OT sin que dé por el saco.

  • SatDays, ante tu comentario no puedo más que decir… amén!!!

    Aunque como nota humorística conozco a un viejete que estos días pasados, cuando salía por la tele lo del día del orgullo gay se quedaba mirando con cara de resignación y decía: “en todos los lados hay maricones y lesbianas, se reproducen como una plaga”… supongo que eso no entraría dentro de la tradición oral y la sabiduría de la tribu, ¿verdad? 😉

  • En ese caso no hablamos de un entrañable abuelo sino de una persona intelectualmente fosilizada jeje

  • Otra forma es salir a tomar fotos o simplemente detenerse un minuto a ver como sigue el mundo aún cuanto estas detenido, a mi me encanta tener tiempo para mi mismo, para pensar, algo que por desgracia no se puede hacer muy a menudo por el estress y el poco tiempo que no deja nuestro trabajo.

    Visita mi blog