Las ciberestafas más habituales


Muchos vemos anuncios en la web, enlaces y correos electrónicos sospechosos y no picamos, sabemos que nadie da duros a pesetas, sin embargo, no todos seguimos este patrón y a pesar de estar advertidos y algunos de estos trucos son casi más antiguos que el de la estampita, centenares de personas siguen cayendo diariamente en las ofertas, regalos y sorteos fraudulentos que les llegan al correo o que simplemente se les ponen delante de los ojos al acceder a determinadas páginas web.

ciberestafa

Si solo fueran anuncios de dudosa procedencia, aprenderíamos la lección y llegaría un momento en el que este negocio de algunos desaprensivos terminaría muriendo, pero lo cierto es que todos estamos expuestos a sufrir algún tipo de ciberestafa. Según un estudio realizado por Kaspersky Lab, cerca de un 3.5% de todos los correos que se reciben contienen algún tipo de archivo peligroso.

Si a esto le sumamos que las técnicas para intentar tomarnos el pelo evolucionan al mismo ritmo que los servicios y hábitos que vamos adquiriendo conforme avanza la tecnología, pues resulta que tenemos un grave problema con nuestra información en Internet. Para refrescarnos la memoria, he recogido algunas de las ciberestafas más habituales que hoy en día se encuentran en la red:

El cambio de clave

Muy habitual, pero difícilmente reconocible en algunos casos. Es una de las estafas más conocidas y practicadas en la red, donde muchos inocentes pican. Lo cierto es que el sistema es bastante sencillo, ya que recibimos un email procedente de alguna entidad conocida, donde se nos informa que debemos restablecer nuestra contraseña debido a un problema en sus archivos o un ataque externo a sus servidores.

robo-claves

El remitente parece ser conocido, y generalmente adopta una dirección de correo e imagen muy similar a la entidad original. Dentro del contenido, se nos ofrece la posibilidad de modificar nuestra información por medio de un enlace, el cual nos llevará a una plataforma donde introduciremos nuestros datos, poniendo toda la información personal y nuestro ordenador a disposición del cibercriminal. Así de sencillo.

La falsa reserva

Hay que dejar claro que el objetivo de estas acciones es el de conseguir nuestra información más personal, como números de cuenta y claves, además de otros datos muy valiosos para el cibercriminal.

Otra técnica muy extendida es la de recibir un correo electrónico en nombre (falso) de hoteles y compañías aéreas donde se informa de la realización de una reserva instantánea para conseguir optar a un descuento, o regalo en algunos casos. El usuario accede a otra web mediante el ya conocido enlace malicioso y deja sus datos personales. Llegados a este punto, estaremos perdidos, pues habremos vuelto a picar, tendrán nuestros datos y además, podrían haber infectado nuestro ordenador sin que nos diéramos cuenta.

Chantaje emocional

Envía esto a 34 personas si no quieres tener mala suerte en el amor…” ¿Te suena? Muchos desaprensivos aprovechan estos mensajes emocionales para incluir algún tipo de enlace o contenido malicioso con el único propósito de hacerse con nuestros contactos y datos alojados en el propio ordenador.

ciberestafa2

Por cierto, enviar el correo a 30 personas no garantiza que vayas a tener éxito en el amor ni en el dinero, de hecho, lo único que te garantiza es que vas a perder el tiempo sentado/a en la silla enviando correos a diestro y siniestro.

¡Has resultado ganador!

¡Felicidades, por ser el visitante 2.000.000 has ganado un iPad Mini! ¿Cuántas veces habremos visto un anuncio de este tipo o similar? Lo cierto es que si vuelves a acceder desde otro dispositivo, ¡Caramba, también resultas ser el ganador 2.000.000! Además, te ofrecen un plazo de tiempo, como que la oferta finaliza en los siguientes 5 minutos, vamos, todo muy real. Otros optan por plantear una pregunta tremendamente difícil.

estafa

Muchos pican y acceden al contenido, encima dejan sus datos personales y se quedan en el salón esperando la llamada del mensajero para acordar a qué hora le cogerá en casa para dejarle el deseado iPad.

Son formas y formas de intentar tomar el pelo a las personas, todas ellas muy simples, pues no requieren de ninguna habilidad especial por parte del cibercriminal, ya que con una simple imagen falsa, consiguen que sea el propio usuario el que le ofrezca sus datos. Obviamente, existen muchas otras y más trabajadas, pues Internet resulta ser el lugar de inspiración tanto para lo bueno como para lo malo.

¿Te has encontrado con algún intento de estafa reciente? Compártelo.

Acerca del autor Ver todos los posts

Andrés

Ingeniero informático en formación. Desde que nací con un ordenador bajo el brazo, consumo tecnología casi a diario. Me gusta escribir sobre aquello que merece la pena y me declaro fan incondicional del social media y la redacción.