La pantalla táctil: sus orígenes


Estoy convencido de que alguna vez también te has encontrado en la siguiente situación: Te acabas de comprar lo último que ha lanzado Apple, Samsung o cualquier otra compañía al mercado, te lo llevas al trabajo o clase, y cuando lo sacas para utilizarlo y/o enseñarlo, algún amigo se interesa, te hace las preguntas pertinentes sobre cuánto te ha costado y qué hace mientras dice: “A ver, déjame verlo”.

clip_image001

Inmediatamente te lo arrebata de las manos y se pone a toquetearlo, como si toquetear y ver fueran lo mismo. Es nuestra naturaleza, el ser humano tiene la necesidad imperiosa de tener que utilizar el tacto con todo aquello que le rodea. Y si no conseguimos trastear el novedoso dispositivo en cuestión, admitamos que muchas veces nos marchamos con una pequeña espinita clavada.

Y es que en la industria tecnológica, como muchas otras, bien se conocen los hábitos del ser humano, por lo que siempre tratan de ofrecernos nuevos gadgets con formas de interacción cada vez más naturales e intuitivas. Hoy tengo el placer de hablaros de uno de avances que más cómoda han hecho nuestra vida, o al menos, ha logrado simplificar. Hablo de las pantallas táctiles, concretamente de sus orígenes. Estos son solo algunos de los datos más relevantes:

¿A quién se le atribuye la primera pantalla táctil?

clip_image002

Pues lo cierto es que se han encontrado varias versiones. La primera afirma que el Doctor Sam Hurst fue el creador del primer sensor “touch” en 1971. En aquella época trabajaba en la Universidad de Kentucky como instructor y se comenta que fue en ese período de su vida cuando desarrolló esta nueva tecnología.

El doctor, que tenía ante sí la obligación de llevar a cabo un proyecto donde se requería trabajar con una gran cantidad de información, creyó que para manejar todos los datos de forma eficiente necesitaría por lo menos de la ayuda de un par de estudiantes que le apoyaran como mínimo durante 60 días.

clip_image004

Determinó la posibilidad de crear alguna alternativa para poder manejar toda esta información de una forma mucho más sencilla. Y fue en este preciso instante cuando desarrolló su Elograph, un sensor un tanto diferente a lo que hoy conocemos como pantalla táctil. Más tarde, el propio doctor fundaría su empresa Elographics, desarrollando claves y principios de la tecnología táctil que hoy conocemos.

Algo sucedió unos años antes

Otras fuentes aseguran que unos años antes de que el Doctor Hurst creara su Elograph, un trabajador del Royal Radar Establishment, E.A. Johnson fue quién desarrolló la tecnología táctil con su primera pantalla capacitiva, concretamente en el año 1965.

clip_image006

Una de las pruebas que demuestran estas afirmaciones son algunos de los artículos, imágenes y gráficos que fueron publicados en aquellos tiempos y años posteriores, donde se explicaban los usos que se le podía dar a esta tecnología recién ideada para el tráfico aéreo. He encontrado un enlace que nos da la posibilidad de adquirir aquél libro de Johnson donde se recogían estos artículos, podéis verlo aquí.

Un nuevo paso de la tecnología táctil con HP

Tuvieron que pasar unos cuantos años, ya que no fue hasta 1983 cuando HP se decidió a lanzar el que fuera uno de los primeros ordenadores en llevar incorporada en sus pantallas la función táctil. Fue el computador HP-150, que venía equipado con un monitor Sony CRT de 9 pulgadas.

clip_image008

Sus sensores detectaban cualquier objeto no transparente que se posicionara frente a la pantalla, aunque también hay que destacar que éstos se ensuciaban mucho, por lo que siempre había que estar atentos con gamuza en mano.

Década de los 90: Tecnología táctil en dispositivos móviles

¿Y a que no adivinas qué compañía fue la que introdujo esta tecnología en este mercado? Exacto, nuestra querida manzana mordida Apple, y lo hizo en 1993 con su PDA Newton. En ella podíamos incluso escribir directamente en la pantalla gracias a que venía incorporada con un lápiz y un sistema con reconocimiento de escritura.

clip_image010

Por otra parte y por las mismas fechas, IBM salía al mercado con lo que algunos apodan como el primer smartphone, ya que ofrecía los mismos servicios que podía dar un teléfono, junto con un bloc de notas, calendario, PDA e incluso funciones de fax. Todo ello reunido y mostrado a través de un monitor táctil. Este es el IBM Simon:

clip_image012

Una tecnología que se ha ido perfeccionando

Con el paso del tiempo, como sucede normalmente, los dispositivos táctiles han conseguido ser mucho más asequibles económicamente hablando, y además, las patentes que se registraron en aquellos años también expiraron en su día, motivo que permitió y permite que cualquier empresa pueda desarrollar nuevos dispositivos y funciones que completen a la tecnología táctil.

Teléfonos móviles o Tablets son algunos de los dispositivos que más se han beneficiado de esta tecnología en los últimos años, haciendo que los botones, en determinadas situaciones, pasen a un segundo plano, algo que nuestros padres tardarán mucho en asimilar.

Acerca del autor Ver todos los posts

Andrés

Ingeniero informático en formación. Desde que nací con un ordenador bajo el brazo, consumo tecnología casi a diario. Me gusta escribir sobre aquello que merece la pena y me declaro fan incondicional del social media y la redacción.