Hasta el moño de los programas con restricción de instalaciones


Hay veces que los controles antipiratería pueden crear en el cliente una sensación de agravio, ya que éste observa como la gente que opta por las versiones no legales de determinado software viven más “tranquilos”. Me explico.

Soy un gran consumidor de software no estándar, y con éste me refiero a los típicos programitas que no son sistemas operativos, aplicaciones ofimáticas, antivirus, etc. Si un programa que no es gratuito me gusta, me sirve para alguna función que es de mi interés y creo que merece la pena lo adquiero, siempre claro está que su precio sea acorde a las prestaciones ofrecidas.

Un ejemplo claro son las aplicaciones para móviles. La gran mayoría de mis terminales llevan sistema operativo Symbian y existen multitud de programas desarrollados por empresas pequeñas que hacen un gran papel y resulta muy útiles. Otro tema interesante para un post es por qué fabricantes como Nokia siguen sacando móviles sin algunas funciones que deberían estar implementadas en el mismo sistema operativo (por ejemplo un aviso de llamadas y sms perdidos), pero lo dejaremos para otro día. Siguiendo con el hilo, la gran mayoría de estas aplicaciones están restringidas al IMEI de tu móvil, de manera que cuando lo compras debes especificar el mismo y te dan una clave que se genera en base al número que proporcionas. Evidentemente esto se hace así para evitar que empieces a distribuir el programa alegremente entre tus amigos y conocidos, pero tiene un gran hándicap: ¿qué pasa con los que solemos cambiar de móvil de manera asidua? Pues que en un gran porcentaje de casos tienes que volver a comprar. Y claro, cuando ya has acoquinado 3 veces por el mismo programa en menos de un año el dilema moral de usar software pirata se va diluyendo en cada nueva adquisición, hasta que al final encuentras de lo más práctico el clásico keygen que te genera el código de activación a partir del IMEI que le indicas.

Y no sólo ocurre en el campo de los teléfonos móviles, también en el campo del PC. Recientemente me han pasado dos casos y cada vez más me hacen plantearme si este camino es el correcto. El primero que me ocurrió fue referente a…

… un software de control de contraseñas, denominado Roboform, que se integra en el navegador de internet y que con un clic te permite rellenar los formularios de páginas web. Tengo compradas varias licencias (una por ordenador) y como cada dos por tres estoy cambiando de portátil o formateando el fijo cada vez tengo que activarlo vía internet. Hasta que llegó el día que me salió un mensaje diciéndome que había superado el límite de activaciones, y me obligó a escribir un correo a la casa desarrolladora con todos mis datos y explicando lo ocurrido. Unos días después me contestaron y me comentaron que habían ampliado mi límite de activaciones. Ahora bien, ¿qué pasa con los días que tuve que estar sin el software? ¿Es admisible que yo, que tengo mis licencias originales, tenga que esperar a poder usar mi compra y el usuario pirata pueda hacerlo desde el primer momento? ¿Es esta manera de tratar a los clientes?

El otro caso implica a un software de control remoto, Radmin, en el cual me pasó exactamente lo mismo. Fue tal el cabreo que entró a ver el mensajito de error que lo que hice fue usar un programa gratuito que ya había usado hace algún tiempo y que en su nueva versión parecía funcionar muy bien (UltraVNC).

Señores desarrolladores: si un cliente hace el esfuerzo económico de adquirir sus programas, y esto hoy en día no es moco de pavo dada la facilidad que hay en encontrar las versiones pirateadas de los mismos, ¿es lógico que ustedes los puteen de manera que conviertan la experiencia en algo “traumático”? Si esta es la manera de crear sensación de valor en el usuario final, apañados vamos.

Acerca del autor Ver todos los posts Web del autor

Juanjo

Me llamo Juanjo y en un sucinto resumen se podría decir que soy un informático adicto a las series, el cine y la lectura, además de apasionado por los ordenadores, móviles, gadgets, internet, videojuegos… lo que viene a ser un geek ;).

  • Pues no es lógico, como tu bien dices pero… ¿qué alternativa les queda?.

    Un saludo 🙂

    Privateer

  • Hola Privateer. La alternativa debe ser buscada por ellos, no por el cliente. No es mi misión saber cómo proteger un software, mi misión es pagar por mis licencias legales y mi derecho obtener un software que cumpla con los requisitos que yo pido (para eso normalmente antes lo pruebas) y que no me dé por el saco por el hecho de cambiar mucho de ordenador.

    No estoy en contra de las medidas antipiratería, pero sí de las que suponen una molestia para el cliente legal que hace que éste perciba que con un software crackeado tendría menos dolores de cabeza.

  • Como cuando compras un Portatil con el XP instalado (y pagado claro está) y luego no te vale para otro portatil y mucho menos para un pc… por eso mucha gente comenta que casi mejor ahorrarse el S.O. , por poco que sea, y le meten uno pirata y a correr…

    Último post en la web de BlogSTD cuando envió el comentario..Sorteo de un Asus EeePC 901 en Homotecno

  • RusS

    Es lo que hay cuando vas de legal… ZAS!! En toda la boca. Y yo estoy en las mismas con un programilla para personalizar la PDA. Es un abuso, pero esta claro que este abuso que al comprador “de pago” le causa ciertos males, está provocado por evitar que el piratilla de turno se pase de la raya. Lo que pasa es que al final el tiro sale por la culata.

    Último post en la web de RusS cuando envió el comentario..Va a ser la memoria…