¿Fin de teclados y ratones?

Mediodía, te encuentras saliendo del trabajo en tu coche dirección a casa, justo cuando te dispones a entrar en el carril de incorporación a la autovía notas cómo el teléfono empieza a sonar, sabes que no es el momento de contestar ni de ver quién es, por lo que el teléfono, sabiendo que estás ocupado/a, desvía directamente la llamada al buzón de voz. Ahora que tu smartphone sabe que no estás conduciendo, te muestra un mensaje informando de quién era la llamada y automáticamente te propone devolvérsela.

minority-report

Ya puedes estar quitando el precinto a tu nuevo iPhone 5, Samsung Galaxy S4 o similar, que todo el primer párrafo no tiene nada que ver con la realidad, pues desafortunadamente nuestros terminales aún no cuentan con esta tecnología. Si no eres un imprudente al volante, cuando veas la llamada dejarás que siga sonando hasta que salte el buzón o harás lo posible por rechazarla, cuando llegues a casa, mirarás a ver quién ha sido e intentarás devolver la llamada, si te interesa. Todo esto, a través de botones y deslizamientos por pantalla.

A pesar de que es cierto que hemos evolucionado bastante en cuanto a la forma de interactuar con el teléfono, la infinidad de opciones y comandos de voz que tenemos, la inmensa mayoría seguimos necesitando pulsar como mínimo un botón o darle un toque a la pantalla para poder utilizar nuestro teléfono. Esto mismo sucede, y de una forma más primitiva, tecnológicamente hablando, con nuestros ordenadores.

Nos sentamos en el ordenador que acabamos de comprar, lo encendemos y nos encontramos con el nuevo sistema operativo Windows 8, y sin entrar a valorar si convence o no convence, notamos que el escritorio que se nos muestra es completamente diferente al que estábamos acostumbrados, veremos que presenta un aspecto mucho más “futurista” y colorido, pero percibimos que hay dos componentes que versión tras versión siguen sin evolucionar… sí queridos lectores, hablo del teclado y el ratón, dos grandes amigos que, incluso con los avances tecnológicos que hoy en día tenemos, siguen estando presentes en la mayoría de nuestros escritorios.

Recuerdo la primera vez que tuve un móvil, la esencia no se ha perdido, pero sí hemos ido modificando la forma de recibir llamadas, manipularlo, jugar, componer mensajes, etc. Sin embargo, también recuerdo mi primer ordenador, y omitiendo mejoras en cuanto a diseño y prestaciones, el único que ha cambiado he sido yo, más gordo y feo. Lo cierto es que el ordenador, salvando un par de cambios importantes, la forma que tenemos para interactuar con ellos apenas ha variado en los últimos lustros.

Pero no nos agobiemos, el teclado y el ratón seguirán con nosotros durante unos cuantos años más y es probable que a pesar de que tiendan a usarse cada vez menos, no desaparezcan del todo. Si pensamos que no se han modificado por falta de alternativas, he de deciros que sí que las hay, y como es evidente, cada día más.

He preparado algunas de las tecnologías que hoy en día ya se emplean en otros campos, que podrían resultar tremendamente interesantes para aplicar en nuestros ordenadores y /o dispositivos móviles:

Averiguando lo ocupado que estás

Existe una tecnología capaz de medir e interpretar nuestros niveles de estrés gracias a una técnica que se encuentra desarrollándose bajo el nombre de Espectroscopia funcional del Infrarrojo cercano (fNIRS). Ésta permite analizar los niveles de oxígeno en la sangre, y por tanto, la actividad en la zona frontal del cerebro, es decir, puede realizar una estimación sobre lo ocupado-estresado que estás. Y todo gracias a un pequeño sensor ubicado en la frente.

Esta tecnología se emplea hoy en día en los centros médicos, pero en un futuro podría llegar a incluirse como complemento en nuestros terminales, bastaría con adaptar este sensor en cualquier tipo de gorra o cinta de pelo. Podríamos aceptar solo llamadas importantes o rechazarlas todas sin necesidad de interactuar con el teléfono.

Emociones y estados del cerebro

Existen otras formas de interfaz cerebro-ordenador que actualmente ya se emplean para fines médicos y que con un poco de tiempo y esfuerzo, se podrían implementar también en nuestros equipos. La Electroencefalografía (EEG) recoge todas aquellas señales eléctricas causadas por las interacciones de las células cerebrales. Esto se ha utilizado mucho para poder diagnosticar tipos de coma, muerte cerebral o epilepsias. Sería posible determinar diferentes emociones y estados a través de las variaciones que se generan a partir de estas frecuencias emitidas.

fNIR-detector

Las cámaras “emocionales”

Hay equipos de investigación desarrollando software especialmente diseñados para que la cámara de nuestro dispositivo sea capaz de captar nuestras emociones a través de las expresiones faciales que involuntariamente realizamos. La ira, felicidad, confusión o duda podrían ser gestos universales y fácilmente detectados por estas cámaras.

Air Kick

En este caso, se busca introducir sensores, ordenadores, pantallas y cámaras en objetos que podemos encontrar en nuestra casa. Por ejemplo, podríamos estar jugando con nuestro tablero de ajedrez en la mesa, y mover una ficha cuyo movimiento sería registrado e introducido en el ordenador de tal forma que no fuera necesario hacerlo mediante el tradicional teclado. Jugaríamos contra el PC a través de movimientos físicos.

kinect

Por otra parte, a través de estos sensores y cámaras, se podría interactuar y manipular los contenidos de la pantalla a base de nuestros propios movimientos, como ya sucede con los jugadores de videojuegos que utilizan dispositivos como Kinect de Microsoft, el cual también ha desarrollado un software especial capaz de poder utilizar una máquina con Windows 8 a través del mismo sistema.

Minority Report y Leap

Llegados a este punto, es inevitable no hacer una comparación con aquellas secuencias que Tom Cruise nos ofreció en la película Minority Report, donde manipulaba la información a través de sus propios movimientos y voz.

minority-report2

Sin embargo, existen versiones y opiniones de todo tipo, mientras algunos vemos como Minority Report se acerca inevitablemente a gran velocidad, otros creen que no llegaremos a emplear y aceptar dicha interfaz, pues el ser humano tiende a ser perezoso, y el ratón y teclado tradicional son la excusa perfecta para no tener que realizar movimientos con los brazos.

Existe un pequeño dispositivo llamado Leap que es capaz de reconocer los movimientos que realicemos con nuestra mano, podremos pellizcar para aumentar, movernos de un lado a otro y muchas otras acciones mientras navegamos por Internet sin necesidad de un ratón. Este dispositivo de detección de movimiento 3D se ubicaría en nuestro monitor.

Donde pongas el ojo…

Existe una tecnología llamada Eye Tracking que permite que el ordenador capte la zona de la pantalla donde estemos fijando la mirada, pudiendo abrir el correo o ver el tiempo, y todo gracias a los sensores que incorporaría una cámara, capaz de detectar la dirección de nuestros ojos. Este tipo de sistemas es ideal para aquellos que sufren algún tipo de discapacidad, de hecho, fueron ideadas en un principio para este fin, sin embargo, no sería extraño que en un futuro sea algo común para todos.

Unas gafas corrientes, pero con Google

Ya hablé de ellas en un artículo anterior, el cual te recomiendo que leas si todavía no lo hiciste. Lo cierto es que aun no pudiendo criticarlas o alabarlas debido a que Google no ha respondido a mis 453 peticiones de prueba, creo que con el paso del tiempo van a suponer un antes y un después. Espero no equivocarme.

google-glass

La realidad aumentada permite eliminar pantallas, pudiendo reunir y mostrar toda la información sobre el entorno físico y real, estas gafas prometen realizar esta función a la perfección. Llegará un momento en el que no será necesario aprenderse los nombres de los asistentes a esa cena de empresa a la que tanto querías ir, bastará con mirarles (llevando las lentes) y éstas mismas te indicarán su nombre al lado. O lo que es mejor, ¿Te imaginas un mecánico abriendo el capó del coche y que de repente aparezcan virtualmente las instrucciones del motor?

Todo esto que te cuento ya está estudiado y aplicado en otros campos, solo es cuestión de tiempo que se desarrolle para nuestros dispositivos. Tic, tac…


Acerca del autor Ver todos los posts

Andrés

Ingeniero informático en formación. Desde que nací con un ordenador bajo el brazo, consumo tecnología casi a diario. Me gusta escribir sobre aquello que merece la pena y me declaro fan incondicional del social media y la redacción.

  • Modiglian

    “¿Te imaginas un mecánico abriendo el capó del coche y que de repente aparezcan virtualmente las instrucciones del motor?”

    Entonces, ¿Para qué vas a llevar el coche al taller?

    Salvo que la avería requiera acceder a la parte inferior del coche, o herramientas que no se puedan adquirir en el LeroyMerlin, si tienes las instrucciones delante, no necesitas mecánico.

    • Andrés

      Hombre, puede haber una garantía de por medio que no quieras perder, desconocimiento en mecánica o sencillamente que no te atrevas a tocar el motor, por ejemplo. No todo el mundo cambia/cambiaría por su cuenta la correa de la distribución, ni aún con Leroy Merlín suministrando herramientas.

      Creo que en este caso concreto, las gafas supondrían una herramienta extra muy interesante, pero no se tendrían que convertir en sustitutas de profesionales ni mucho menos.

  • Aberracion

    Respecto al tema de la realidad aumentada, la primera vez que escuché hablar se refería a un proyecto militar americano que se utilizó en una batalla de la guerra de Irak.
    A los soldados se les iba indicando donde estaban los enemigos como si de un juego de ordenador se tratase.
    Quería poner el video donde se mostraba dicha batalla, por desgracia no lo he encontrado.

  • Modiglian, gracias por tu aporte. Yo opino igual que Andrés, en mis carnes he vivido muchas situaciones cotidianas en las que incluso teniendo instrucciones claras delante la gente no se atreve a realizar determinadas acciones, como por ejemplo rootear un móvil (tengo amigos que me solicitan ayuda incluso teniendo completos tutoriales en internet en su pantalla).

    Es más, en el ejemplo del coche, aún incluso teniendo las instrucciones, creo que yo mismo no me atrevería a tocar nada, prefiriendo siempre la intervención de un profesional.