El vende estrellas: Un “pelotazo astronómico” que sigue vivo en la red

¡Hola! Como ya sabes, mi nombre es Andrés y colaboro en Inforadictos redactando de vez en cuando algunos artículos relacionados con la tecnología, sin embargo, mi verdadera profesión es la de vender estrellas. No te extrañes, es una profesión muy respetada en otros países, al igual que la de vender humo. Colaboro con la Unión Astronómica Internacional (UAI), que como sabrás es la encargada de ponerle nombre a los astros que se van encontrando.

clip_image002

Tengo estrellas de todos los tamaños, precios y colores, gracias al acuerdo oficial que mantengo con esta organización mundial, puedo ofrecerte multitud de opciones para que consigas hacerle el regalo más bonito y original a tu chica/o.

¿Por qué no me vas a creer? Tengo certificados que me avalan

Si te digo que vendo estrellas y tengo un acuerdo de colaboración, creo que son muestras suficientes como para decirte que voy en serio. Además, te proporciono un certificado que garantiza que esa estrella es tuya, ¿Qué más quieres?

clip_image004

¿No te gustaría ponerle el nombre de tu pareja? ¿Por qué te extrañas? ¿No te fías de mí? En mi web, podrás encontrar respuesta a todas tus dudas y comprar el astro que más te guste a unos precios que se adaptan a todos los bolsillos, por cierto, acepto PayPal.

¿Vender estrellas = Vender humo?

Creo que el timo de la estampita es una mota de polvo comparado con el de la venta de estrellas por catálogo. A pesar de la cantidad de años que han pasado desde que comenzó a practicarse esta moda en la red, no te imaginas la cantidad de personas que a día de hoy son engañadas por estas “empresas” que afirman tener el poder de nombrar a las estrellas que quieras por un módico precio y entregarte el certificado en un bonito y flamante kit informativo.

clip_image005

Todo ello avalado por la UAI y con unos argumentos tan poco convincentes como los que acabo de poner al comienzo del artículo. No diré que como detalle para un regalo especial, sabiendo que no tiene ningún tipo de validez legal, no sea un recurso, pero de ahí a pasar a creer que poseemos un astro en el universo, hay una buena distancia.

Utilicemos el sentido común

No olvidemos que tenemos la suerte de que somos seres racionales, al menos la mayoría, y por ende, tenemos la capacidad de pensar y razonar las cosas antes de dar cualquier paso adelante, utilicémosla por favor. Comprar una estrella es una acción muy similar a la de iniciar un negocio dedicado a la compraventa de nubes.

Si esto de la compra de estrellas no lo tienes claro todavía y quieres hacerle un regalo romántico a tu pareja, te recomiendo que empieces a mirar algunas alternativas un poco más interesantes, reales y productivas, ¿Has pensado en un telescopio? Después de una agradable cena bajo la Luna, podríais sacarlo y nombrar con él a todas las estrellas que quisierais.

IAU

Entonces, ¿Qué es el IAU y por qué ella sí puede nombrar estrellas? Es una organización mundial fundada en 1919 y es la única que tiene la facultad de poder ponerle nombre oficial a las estrellas, siempre bajo unos criterios y procedimientos especiales aprobados bajo acuerdos internacionales de nomenclatura.

Se trata de un fraude estelar muy extendido

Me gustaría decir que estos puntos nos podrían ser útiles para poder identificar a aquellas empresas que están ofreciendo un servicio que no se corresponde con la realidad, sin embargo, las estrellas y su nomenclatura nunca han sido objeto de transacciones comerciales, ni entre países ni particulares, por la sencilla razón de que no pertenecen a nadie, por lo que cualquier negocio que ofrezca este tipo de servicios, miente como un bellaco.

mapa-estrellas

La UAI colabora y respalda el negocio ¿De verdad se molesta en colaborar con todas las empresas que alardean de ello? La UAI, hasta el día de hoy, no hace negocio con las estrellas ni planetas ni galaxias, al menos de esta forma y que sepamos. Cualquier tipo de vínculo que digan tener con ella será completamente falso.

De hecho y como bien indican en foros y otros artículos relacionados con el tema, se podría enviarle todas las referencias de estas empresas que afirman contar con su apoyo, me imagino que emprenderían acciones legales y terminarían de una vez por todas con este engaño que tantos años lleva danzando por la red.

Serás dueño de una estrella. Imposible, por las razones que acabamos de explicar y porque es completamente ilógico que seamos dueños de algo que no le pertenece a nadie más que el propio espacio. Ya te pueden entregar todos los documentos que quieran e inscribirte en los registros “oficiales”, que esa estrella seguirá llamándose HH-345.

FAQ-Timo

Muchas de ellas te aseguran que acaban de enviar los datos de tu nueva compra estelar al Congreso de los Estados Unidos para que sea tenida en cuenta y clasificada. Yo también te puedo decir que este artículo lo ha redactado Obama y después Iker Jiménez le ha dado el toque misterioso.

Y lo mejor de todo, son tan malos engañando que se engañan ellos mismos

Al ser una estafa que se realiza a través de internet y sabiendo los millones y millones de internautas nuevos que circulan cada día, es muy sencillo que todos los días lleguen nuevos despistados que se dejan unos euros en adquirir un servicio que no tiene ningún tipo de sentido. Es por esta razón, por la que siguen funcionando y viviendo tan bien los creadores de este engaño a gran escala.

compra-estrellasSin embargo, como no son profesionales ni estafando, con que investiguemos un poco más veremos que ni se molestan en estudiar y clasificar las estrellas de verdad, ya que cada día que pasa, aparecen nuevos casos de duplicidad de estrellas, es decir, tu recién adquirida estrella “Josefina Pérez”, ubicada en el cinturón de Orión (por ejemplo), es la misma que la semana pasada compró un japonés con el nombre de “Tan Timao”.


Acerca del autor Ver todos los posts

Andrés

Ingeniero informático en formación. Desde que nací con un ordenador bajo el brazo, consumo tecnología casi a diario. Me gusta escribir sobre aquello que merece la pena y me declaro fan incondicional del social media y la redacción.