El teclado, a veces es el teclado

Teclado en Homotecno Leyendo esta graciosa entrada de Clientophitecus, he recordado uno de esos casos curiosos que nos ocurrió recién abierta la tienda.

Un cliente quería cambiar su ordenador porque el actual se había quedado anticuado. Funcionaba perfectamente pero su lentitud hacía que no se disfrutara mucho con su uso. Así que le pasamos presupuesto, nos lo acepta, lo montamos y se lo instalamos.

Pasan unos días y nos llama porque a veces el ordenador se cuelga o no arranca. Nos lo llevamos al taller, le hacemos test, lo probamos pero todo iba como la seda. Como le hacía falta algo urgentemente, se lo formateamos y se lo volvemos a llevar.

Al cabo de unos días lo mismo: aleatoriamente, cuando le daba por ahí, se colgaba o directamente no arrancaba Windows. Nos lo volvemos a llevar y en taller sin problemas.

Para no alargar el post innecesariamente diré que como en nuestros test no salía nada raro y a él le seguían pasando las incidencias, le fuimos cambiando poco a poco todas las piezas del ordenador hasta que le hicimos uno completamente nuevo. Cada vez que se lo llevábamos a su domicilio, el muy mamón funcionaba de lujo, pero a los pocos días volvía pasarle de vez en cuando.

Al final, desesperados y como última opción, le cambiamos el teclado. Y ahí estaba el puñetero problema: en el tecladoooooo. Desde que le pusimos el nuevo (uno normalito) el cliente pudo disfrutar de su adquisición (por fin), y nosotros nos encontramos con que habíamos perdido un tiempo considerable en pruebas, cambios, formateadas, etc. etc. Uno de esos casos en que esa venta más que hacerte ganar dinero, te ha hecho perderlo si contamos la cantidad de horas que nos llevó arreglarlo. Lo mejor del caso es que en el ordenador antiguo no le pasó nada parecido.

Moraleja: algunos periféricos tienen vida propia y su objetivo en la vida es joder al tendero pringao de turno ;).

PD: no hace falta decir que el teclado fallado me lo llevé a la tienda y, cuando estaba solo, le arreé un batacazo con tantas ganas que las teclas salieron volando. El niño loco alemán estaría orgulloso de mí:


Acerca del autor Ver todos los posts Web del autor

Juanjo

Me llamo Juanjo y en un sucinto resumen se podría decir que soy un informático adicto a las series, el cine y la lectura, además de apasionado por los ordenadores, móviles, gadgets, internet, videojuegos… lo que viene a ser un geek ;).

  • En la mayoría de los casos es recomendable empezar a resolver el problema desde el último sitio que lo harías, y que a la vez es el más tonto y sencillo, que empezar por lo más complejo. Ley de Murphy ademas, no falla, jeje.

    😉

  • Jeje, seguro que se siento orgulloso de ti el niño loco aleman.
    Lo que puede llegar hacer un maldito teclado.

  • es verdad que a veces cosas estúpidas no se detectan facilmente. Me pone de una mala leche que no veas, y como soy fan del niño loco alemán pues te puedes imaginar 😀

  • Lo has “clavao” ese vídeo era justo el que venía a la mente de todos los que lo habíamos visto antes en cuanto dijiste que te quedaste a solas con el teclado. xD

  • Es que lo del niño alemán fue la bomba. Recuerdo cuando salió hace ya un tiempo, pufff la de risas que me pegaba cuando iba mostrándolo a los colegas, brutal.

    Por no hablar de la cantidad de versiones que han salido: el niño alemán suspende los exámenes, el niño alemán vs SGAE, el niño alemán se quiere prostituir….

    De todas formas, la “esencia” del video en el post es que estoy seguro de que a todos los que trabajamos en esto alguna vez en nuestra vida nos hemos sentido tentados de hacer un destrozo así. Yo ya tuve mi momento con el teclado de marras, pero no creáis que fue la última vez que dieron ganas de hostiar a algún cacharro ;).

  • kami-sama

    A mi también me pasó una vez lo de el teclado xD, tuve suerte de que en la tienda al ver que el pc iba perfectamente, me dijeron que probara con otro teclado…

  • C.A.U. tiene razón, a veces deberíamos empezar por lo menos probable, pero claro…
    A mí uno de mis antiguos equipos, un Pentium II, no me encendía un día y cambié de todo, desmonté la placa fuera y funcionó.
    Al final resultó ser la puñetera disquetera que provenía de un venerable 286, ese día se cruzó y claro, el P II no arrancaba.