El efecto Zeigarnik y Candy Crush Saga


Imagino que a estas alturas ya conocerás el popular juego para Facebook y dispositivos móviles, y la gran cantidad de personas que se ha enganchado a él. Se trata de un juego colorido, sencillo y demoledoramente adictivo, que se basa en ir reuniendo dulces de la misma familia para ir cumpliendo los objetivos que nos van marcando. Vamos, una “versión piruleta” del tradicional tipo de juegos Conecta tres.

candy-crush-saga

Hace relativamente poco, muchos de los que iban caminando por la calle trasteando el terminal era debido a que estaban utilizando Whatsapp o accediendo a las redes sociales, ahora ya no basta con esto, desde hace aproximadamente un año, éstos ya no son los únicos vicios a los que nos tenemos que enfrentar, cada año aparecen nuevos.

Un juego de récords

Un ingreso de 400.000 libras es lo que dicen que obtienen los desarrolladores del juego en solo un día, ¿Sabes lo que supone esto? Casi 150 millones al año. Una cifra que no está nada mal para un proyecto que no ha requerido una inversión inicial de escándalo y cuya versión es gratuita para todo el mundo.

La culpa la tienen los más de 700 millones de accesos al juego que se producen cada día entre todos los seguidores, lo que provoca que por simple estadística, muchos paguen un pequeño precio por conseguir determinados extras para ir superando el juego.

Su adicción influye directamente en nuestras vidas

Posiblemente hayas jugado ya, de hecho, muchos de vosotros estaréis enganchados ahora mismo haciendo explotar todos los dulcecitos coloridos mientras suenan esas melodías pegadizas.

Aprovechamos los ratos libres que tenemos para seguir jugando; en las colas de las tiendas, en el descanso del trabajo, en los momentos muertos en casa, en el metro, etc. El problema viene cuando no podemos controlar esa adicción, cuando pasamos horas y horas intentando superar niveles y descuidamos el resto de obligaciones y actividades que solemos hacer.

candy-crush-juego

En el Daily Mail se han recogido varios testimonios de personas que han admitido que esta adicción está suponiendo un problema en sus vidas. Uno de estos casos llamativos es el de Lucy Berkley, que llegó un lunes a la oficina y no pudo trabajar por culpa de un fuerte dolor de espalda y brazos. Al final tuvo que confesar que se debía a las más de 10 horas que pasó jugando de forma ininterrumpida. Lo curioso es que el resto de compañeros afirmaron estar también enganchados.

¿Qué es el efecto Zeigarnik?

Hace referencia a la tendencia que tenemos por recordar antes las cosas que nos quedan pendientes, que aquello que acabamos de realizar. Surgió después de observar a los camareros, que eran capaces de memorizar largas comandas mientras no recordaban de igual forma los platos que ya habían servido.

¿Y qué relación tiene con Candy Crush? El juego consiste en ir superando diferentes niveles, en pedir ayuda a nuestros contactos sincronizados con Facebook, en obtener recompensas y poder pagar pequeñas sumas de dinero por ir atajando niveles. Si no conseguimos superar uno de éstos, seguimos pegados a la pantalla hasta que lo conseguimos, mientras que rápidamente nos invade la curiosidad por lo que viene a continuación en el nuevo nivel, y así nunca terminamos, es un círculo vicioso, una adicción por ir finalizando tareas.

candy-crush

Todo es una moda, al final terminará pasando como lo hizo Angry Birds y millones de juegos anteriores, hasta que aparezca uno nuevo. Sin embargo, debemos tener mucho cuidado con este tipo de adicciones tan peligrosas, ya no es por el dinero, porque la mayoría no pagaremos ni un duro en comprar extras, es por el tiempo robado, esos excesos acumulados que bien podrían haber sido empleados en otras tareas más necesarias y productivas como estudiar, relacionarnos con los demás, hacer deporte o trabajar, por ejemplo.

Acerca del autor Ver todos los posts

Andrés

Ingeniero informático en formación. Desde que nací con un ordenador bajo el brazo, consumo tecnología casi a diario. Me gusta escribir sobre aquello que merece la pena y me declaro fan incondicional del social media y la redacción.

  • Curioso, justo ayer hablaba sobre esto en casa, la verdad es que es un enganche, hasta que llegas a una fase que se te cruza y lo dejas por imposible XD