Consejos para darle caña al rendimiento de tu S.O. Windows

¿Quieres conseguir que tu sistema operativo funcione ligero, sin ningún tipo de parón ni sobrecarga? ¿Estás cansado de quedarte colgado y buscas que el ordenador empiece a ir como un auténtico misil? Pues cómprate uno nuevo, el que tienes es probable que ya esté demasiado quemado y desfasado como para pedirle que ejecute aplicaciones de hoy con unos componentes y configuraciones de ayer. No se le puede pedir peras al olmo, a veces caemos en el error de querer convertir un ordenador de 2cv en un auténtico Ferrari, sin considerar realmente lo que tenemos encima de nuestro escritorio, y terminamos por desesperarnos.

clip_image001

Ahora bien, siendo conscientes del potencial real de nuestro ordenador y comprendiendo que lo antiguo siempre irá más despacio, hay equipos que todavía pueden salvarse de la quema, se encuentran en una situación deplorable sí, en cuanto a mantenimiento, pero si se les pasa por el túnel de lavado, es probable que puedan volver a brillar, al menos, durante algún que otro año más. El artículo de hoy está especialmente indicado para aquellos que tenemos un PC relativamente moderno, pero exageradamente lento por culpa de nuestra dejadez.

Partiremos de la base de que la gran mayoría de sistemas operativos Windows, a pesar de ir aumentando sus requerimientos conforme salen nuevas versiones, trabajan siempre sobre una configuración estándar, es decir, muchos procesos se ejecutan de igual forma sin tener en cuenta la potencia del ordenador en cuestión.

Hoy, sin necesidad de tener ningún conocimiento informático, veremos una serie de consejos que conseguirán hacer que Windows y sus procesos se ejecuten de una forma mucho más ligera y eficiente.

Deshabilita programas que no utilizas

No te imaginas la cantidad de recursos que se consumen durante el arranque con aquellos programas que, aun no necesitándolos, se ejecutan automáticamente en segundo plano cada vez que iniciamos Windows. La mayoría de veces no nos damos ni cuenta de que existen y mucho menos que se ponen en marcha cada vez que se enciende el ordenador. El resultado es un arranque lentísimo, que se demora aún más cuando intentamos abrir el navegador o cualquier otro programa y éstos se saturan también.

clip_image003

La solución es muy sencilla, pincha en INICIO y justamente arriba, en buscar archivos escribe “msconfig”, cuando aparezca el programa, ejecútalo sin temor. Aparecerán varias pestañas, tú seleccionarás “Inicio de Windows” y en ella podrás ver la interminable lista de programas que se ejecutan cuando arrancas Windows. Desmarca aquellos que no utilizas nunca ni al encender el ordenador, y aplica los cambios.

Puedes quitar todos, pues no afectan al arranque de tu sistema operativo, aunque no es recomendable, sobre todo porque date cuenta de que aquí también tienes el antivirus, y éste no se puede (debe) suprimir.

Orden y limpieza en el sistema operativo

Cuando dejas la casa hecha un asco, ¿Cuánto puedes llegar a tardar en encontrar el mando de la televisión? En cambio, si lo tuvieras todo a mano y ordenado, es probable que lo hubieras localizado a simple vista. Al igual que tenemos estos problemas cuando somos unos desordenados, en el ordenador sucede exactamente lo mismo. Si tenemos basura acumulada, programas que no utilizamos y errores del sistema ignorados entre otros, es más que normal que el ordenador no trabaje como debe.

Basura directa: Se trata de vídeos, imágenes, juegos, canciones, etc. Toda clase de basura virtual que campe libremente por tu PC. El otro día, pasé unos cuantos minutos enviando a la papelera multitud de archivos que no me servían para nada y tenía esparcidos por una infinidad de carpetas, llegué a eliminar alrededor de 30 GB entre pitos y flautas. ¡No está mal!

Basura indirecta: Libera espacio en el disco duro y suprime toda clase de archivos temporales, para ello es necesario que realices lo siguiente: Inicio/ Todos los programas/ Accesorios/ Herramientas del sistema/ Liberador de espacio en disco.

clip_image005

Basura extraviada, ni tuya ni mía: El Desfragmentador de disco es la herramienta perfecta para poder recoger todos esos archivos que se encuentran donde no deberían y dejarlo todo listo. Se trata de ficheros del sistema que se han perdido o cambiado de ubicación, y que Windows suele tardar mucho tiempo en localizar y ejecutar. Si solucionamos esto, es probable que el sistema operativo vaya más ligero. Puedes acceder a él a través de la misma ruta que el liberador de espacio en disco. Inicio/ Todos los programas/ Accesorios/ Herramientas del sistema/ Desfragmentador de disco.

El archivo de paginación hay que optimizarlo

Se trata de la memoria virtual del sistema, éste va escribiendo información en una sección del disco duro del ordenador para poder dejar mayor espacio en la memoria RAM, para que ésta pueda ser utilizada para otros procesos. El proceso de paginación ya es lento de por sí, aunque nosotros no lo percibamos en condiciones normales, ya que el disco es mucho más lento que cualquier proceso que pueda ejecutar la RAM.

Entonces, si dejamos que el disco duro esté lleno, terriblemente fragmentado o lleno de errores, solo hará que ralentizar el proceso de paginación, por lo que el ordenador irá terriblemente lento y sobrecargado. Windows, automáticamente crea un fichero de paginación en todas y cada una de las unidades que encuentre disponibles, por lo que una posible solución pasa por modificar este proceso para lograr que solo se utilice un único archivo de paginación en cualquier otra unidad que no sea la habitual del disco (C:). Puedes seguir estas instrucciones:

Mi PC/ Propiedades del Sistema/ Config. Avanzada/ En Opciones Avanzadas, selecciona Rendimiento/ Configuración/ Opciones Avanzadas/ Cambiar Memoria Virtual. Una vez te encuentres aquí, procede a deseleccionar Administrar automáticamente el tamaño del archivo de paginación y selecciona la unidad en la que pretendes dejarlo. Click en Establecer y aceptar. Puedes guiarte con la siguiente toma:

clip_image007

También existe una posibilidad de trabajar sin el archivo de paginación, ya que si dispones de más de un 1GB de memoria RAM, puedes hacerlo sin problema. Si te fijas en la imagen anterior, puedes ver como a la izquierda de “Establecer” existe una opción: “Sin archivo de paginación”.

Servicios innecesarios

Nuestro sistema operativo ejecuta automáticamente multitud de servicios que probablemente no utilicemos nunca, es bueno saber que podemos elegir cuáles queremos que se ejecuten a la hora de iniciar el sistema y cuáles no. Solo bastará con acceder a “Msconfig” con la misma ruta que en el primer punto y en vez de clicar en Inicio de Windows, lo haremos en “Servicios”.

Aquí podremos desmarcar todos aquellos procesos y servicios que consideremos que no precisamos. Recuerda que solo debes hacerlo con aquellos que conozcas y nunca arriesgarte suprimiendo desconocidos, pues podrían ser necesarios para el buen funcionamiento del sistema.

Lo que NO debes hacer para optimizar Windows

Estos puntos no influyen en absoluto en el rendimiento del sistema, por lo que considero oportuno que los tengas en cuenta para no hacer nada con ellos si tus intenciones son las de conseguir un mejor rendimiento:

  • No sirve de nada desactivar el modo Hibernación, solo ahora una diminuta porción de espacio en el disco.
  • No sirve de nada desactivar el molesto control de cuentas de usuario. (UAC)
  • No sirve de nada desactivar la función de Restaurar el Sistema, más que nada porque no contar con puntos de restauración es mucho más peligros que la cantidad de recursos que pudiera consumir esta herramienta.
  • No sirve de nada desactivar Windows Update. Hablamos de instalaciones automáticas, la mayoría de ellas para mejorar, por lo que también perjudicaríamos al sistema.

Acerca del autor Ver todos los posts

Andrés

Ingeniero informático en formación. Desde que nací con un ordenador bajo el brazo, consumo tecnología casi a diario. Me gusta escribir sobre aquello que merece la pena y me declaro fan incondicional del social media y la redacción.