Categoría - Internet

Consejos para protegernos en las redes sociales

Las redes sociales son los espacios web ideales para compartir con nuestros conocidos toda clase de información acerca de nuestras vidas, como gustos, aficiones, preferencias o incluso datos personales o actividades del día a día. Hay veces en las que no nos damos cuenta pero, a medida que la red social se hace conocida, van apareciendo personas que, por un motivo u otro, se convierten en auténticos peligros: hablo de hackers, spammers o creadores de virus.

Todos estos perfiles se aprovechan de las vulnerabilidades de la red social o de la información que compartimos para poder perjudicarnos de alguna forma, bien sea impidiendo nuestro acceso, vendiendo nuestros datos a terceros o incluso manipularlos con el fin de obtener algún tipo de beneficio. Por estas razones y por otras muchas, es fundamental que sigamos ciertos consejos de seguridad y prevención para evitar que éstos se aprovechen de nosotros mientras utilizamos redes sociales como Facebook o Twitter, entre otras.

Los enlaces

Hay ocasiones en las que algún conocido ha accedido a alguna aplicación o plataforma con la que ha permitido que ésta misma tenga acceso y poder para poder publicar en su nombre. Si bien es cierto que en la mayoría de las ocasiones solo lo hacen con fines comerciales, hay otras tantas que esconden una segunda intención: la de enviar contenido malicioso a través de enlaces, donde el usuario hace clic y es redirigido a una página o aplicación que le puede causar más de un problema.

Es importantísimo que nos mantengamos alerta ante cualquier vínculo que recibamos en nuestros perfiles por parte de nuestros contactos. Se les ha de tratar con la misma precaución que aquellos que se envían desde el correo electrónico. Leer más

¿Cuál es la forma más segura de estar en Internet?

No pretendía hacer un artículo sobre este tema, pero al final me he picado yo solo y necesito calmar mi ansia escribiendo, aunque solo sea un poquito. Quiero que me digas si te sientes seguro ahora mismo, ahí sentado en la silla frente al monitor, pero quiero que me digas la verdad, que realmente me cuentes si crees que sería posible que ahora mismo, alguien sentado en otra silla, desde otra ciudad, pudiera estar ojeando tus carpetas compartidas, tus datos bancarios, etc. sin que te dieras cuenta, ¿Crees que cabría esa posibilidad?

internet seguro

Vamos a tratar este tema, delicado sí, aclarado no. Más que nada porque no se trata de poner en jaque a los antivirus, pues sin ellos estaríamos completamente perdidos, sino de conocer el verdadero potencial de aquellos que realmente saben lo que es capaz de llegar a hacerse a través de un simple cable, de poder asomarnos con mucho cuidado a ese mundo y contemplar las ventanas que siempre quedan abiertas, esos recovecos que muchos desconocen y que nada tienen que ver con lo que hasta el día de hoy sabíamos.

Parece que me haya ayudado Iker Jiménez a hacer la entradilla, pero no es ninguna exageración, es la pura realidad, una realidad que se repite cada vez que accedemos a la red, se trata de un riesgo, de una exposición inevitable. ¿Quién está detrás de todo esto?, ¿Conspiraciones?, ¿Intereses?, ¿Negocios? Son términos que siempre se han asociado a Internet, y que cada X tiempo cogen más fuerza con motivo de las nuevas noticias que se van filtrando sobre acciones dudosas por parte de grandes corporaciones sobre la sociedad.

El cifrado de tus datos

Digamos que entramos en una nueva plataforma donde podemos crear una cuenta y “contratar u obtener gratuitamente” un pedacito de la nube para almacenar todos los documentos que deseamos. Supongamos que esa nueva plataforma se llama DropBag, por no poner una real, y que nos garantiza que nuestros datos están completamente seguros y cifrados, lo que asegura que si algún osado se hiciera con la información, necesitaría la clave de descifrado para poder acceder realmente al contenido sustraído.

Leer más

¿Hasta qué punto dependemos de Internet?

Se habla mucho de él pero nunca nos paramos a pensar hasta qué punto tienen razón aquellos que afirman que hoy en día vivimos dependiendo de Internet. Hace poco traté un punto relacionado con el poder que éste ejerce sobre nosotros, hablé de las consecuencias que tendría un apagón generalizado. Hoy vengo con una especie de segunda parte, no para seguir exponiendo los problemas que generaría su desaparición, pero sí para tratar aquellos que puede llegar a ocasionarnos un uso extremo.

adiccionainternet

Ahora mismo lees este artículo, pero ¿Qué tienes pensado hacer después? ¿Te levantarás de la silla y saldrás a hacer footing, trabajar, tomar un café con alguien o pasarás directamente a comprobar tu estado en Facebook? No soy adivino ni pretendo aspirar a serlo, pero estoy convencido de que muchos optaréis por realizar la última sugerencia.

Dependencia con las redes sociales

A veces realizamos bucles infinitos donde pasamos horas y horas sin darnos cuenta, pasamos de un perfil social a un periódico, leemos una noticia y volvemos al muro para actualizarlo, después vemos en Facebook que Marca ha publicado un enlace de esos que tanto (dis)gustan: “Messi dice que le gustan las nubes “blancas”, entonces vamos corriendo a leer la noticia porque nos llama el morbo (Lo mismo sucede con moda, tecnología, corazón o cualquier otra temática), luego volvemos a Facebook y hacemos 56 me gustas seguidos en las fotos de Josefina, que se ha ido a Múnich a ver a Juan Luis, su primo. Y así, entre pitos y flautas, nos sentamos a las 10 y salimos a las 12-13 de la tarde.

Leer más

¿Qué pasaría si cayera la red de redes?

Amanece y los primeros rayos de Sol entran por los márgenes de la ventana, tus ojos se entreabren y lo primero que haces es coger el teléfono de la mesita de noche para ver todos los correos y notificaciones que has recibido durante las últimas horas, te encuentras con que el móvil está sin servicio, que se ha quedado sin señal y como era de esperar, la barra superior de notificaciones está completamente vacía. No le das importancia, te levantas y vas al aseo. Sin embargo, estando en la ducha te das cuenta de que la conexión de datos del móvil puede que esté fuera de servicio, ¿Pero qué ocurre con la señal de Wifi? Se supone que debería sustituir esa conexión automáticamente.

clip_image002

Vuelves a la habitación y observas nuevamente el terminal, ves como la conexión inalámbrica tampoco aparece activa por ningún lado, por lo que no te queda otra que encender el ordenador. Ejecutas el navegador y te encuentras con el ya conocido mensaje de: “Error en la conexión”.

En el trabajo están todos inquietos

Sorprendido del suceso y sin posibilidad de consultar el correo ni el planning de tu agenda virtual, terminas de vestirte y te marchas al trabajo maldiciendo a las compañías telefónicas. En el autobús te das cuenta de que no hay otro tema de conversación que la caída de Internet, por una parte te reconforta saber que no eres el único gafe del planeta, pero por otra empieza a crecer en ti esa sensación de curiosidad e intriga por saber qué está pasando.

Leer más

Me amenazaron por un dominio

dominios Escribiendo el post sobre el burofax amenazante al Tendero Digital me ha venido a la cabeza una historia que me ocurrió hace ya bastante y que tiene ciertas similitudes con lo que ha pasado a él.

Resulta que teníamos en distribución un programa de facturación de cierto renombre en nuestro país, de la casa AIG (http://www.aigclassic.com). Me permitiréis que no los enlace directamente ya que no me apetece demasiado y además sólo quiero darles la publicidad estrictamente necesaria. Tiene un precio muy atractivo (sobre todo en aquél entonces) y por eso lo teníamos en la tienda, ya que en otros factores no nos llamaba demasiado la atención. El caso es que poco a poco se iba vendiendo, sobretodo a pequeños autónomos que abrían su primer negocio y no querían gastarse mucho dinero en el programa de gestión del mismo (un error desde nuestro punto de vista, hay programas muy buenos y no demasiado caros).

Pasó el tiempo y en una de mis épocas de "domainer" se me ocurrió registrar dos dominios .es que correspondían a sendos programas de esa casa: uno de facturación propiamente dicho (classicges.es) y uno de contabilidad (classicconta.es). La idea era montar una tienda virtual donde se ofrecieran dichos programas a un precio algo menor del que se ofertaba en las tiendas, y probar a ver qué tal. Este fue uno de mis tantos proyectos que se quedó en la chistera por falta de tiempo.

Pasaron los meses y los dominios estaban próximos a caducar. Y en eso un día me encuentro un correo electrónico de la casa desarrolladora de los programas en los que se me amenazaba con acciones legales y todo lo que se suele decir en estos casos si no les devolvía los dominios. Me hizo gracia, me dije "mira chaval, tu primera amenaza por ciberocupación".

Así que raudo cojo el teléfono y me dispongo a llamar a la persona de contacto que aparecía en el correo. Se pone la secretaria y me deja en espera unos segundos, hasta que aparece en individuo en cuestión por la línea. Pues bien, me queda muy lejos ya todo esto pero lo que sí recuerdo es la prepotencia y superioridad que tenía el tío…

Leer más