Categoría - General

Bienvenidos al nuevo Inforadictos 2.0

Creo que voy a nombrar Agosto como mes oficial de los cambios en el blog, pues yo diría que prácticamente todos han sido realizados o, como mínimo, gestados durante ese mes a lo largo de diferentes años. Como tantas otras veces, os he tenido un poco abandonados, sin publicar nada durante una buena temporada. Excusas no voy a poner ninguna porque todas las he agotado en ocasiones anteriores ;).

El redactor que se incorporó el año pasado, Andrés, ha tenido que dejar estos menesteres por motivos laborales y ya hace tiempo que no disfrutamos de sus artículos. Ha sido un placer poder contar con su ayuda durante todo el tiempo que formó parte de Inforadictos, el blog ganó mucho con sus aportaciones y a nivel personal he de decir que conocí a una gran persona. Desde aquí le deseo muchos éxitos y que le vaya todo genial en la vida.

Después de estos meses de desconexión bloguera, toca realizar algunos cambios, siendo el más evidente el de plantilla. Como veréis, se trata de un cambio total ya que no se ha aprovechado nada de la anterior. Han sido unos días intensos, buscando y examinando infinidad de themes, hasta que por fin encontré uno que me gustó. Por supuesto, y como suele pasar en estas cosas, el trabajo no acabó ahí porque después de eso hay que realizar una gran labor de aprendizaje, personalización y retoque que ha conllevado algunas horas… tiempo que considero muy bien invertido visto el resultado. Particularmente me gusta la nueva fuente usada en los post, mucho más legible (sobre todo por el mayor tamaño). También destaca el diseño responsive, que por lo que he probado funciona a la perfección con los dispositivos móviles. Y por último la nueva zona de “featured post” (post destacados) que veréis en la zona superior (debajo del header, o encabezamiento); aunque en este caso la he programado para mostrar artículos aleatorios, de manera que sirva para mostrar publicaciones de antaño a los visitantes. Esta última característica también se aplica a los listados por tag, autor, categoría, búsqueda… por lo que los resultados son mucho más visuales que el estándar de WordPress. Leer más

Google y su nuevo ejército de robots

Por si todavía no te habías dado cuenta, ¡Me encantan los robots! Es cierto, me gusta hablar de ellos y documentarme sobre los avances que se van publicando en los medios, pero cuidado, ha llegado un momento en el que veo los vídeos de nuevos prototipos y realmente te acongojas, ves sus movimientos y la verdad, parecen los de un humano real. Eso me da que pensar… No estoy exagerando, seguro que a más de uno le suena la siguiente imagen…

clip_image002

En más de una ocasión ya he citado a alguno de estos robots tan asombrosos, pero es que resulta que esta mañana, revisando noticias frescas me he dado cuenta de que Google ha comprado Boston Dynamics, una compañía que ha ido creciendo de una forma asombrosa, que es capaz de ofrecer estas maravillas que quiero mostraros más adelante, y que además también fabrica los robots que le piden en proyectos militares del ejército estadounidense.

Vamos, que Google ahora parece que va a reforzar su plantilla con una serie de robots que aunque para muchos ya son conocidos, otros todavía no saben de su existencia, no saben qué es lo que pueden llegar a hacer ni cómo se comportan. Por eso estoy hoy aquí, para hacer un repaso a los prototipos que la compañía se ha agenciado, a ver cuál os gusta y sorprende más:

ATLAS, el humanoide que no se cae ni empujándolo

robot-atlas

Este robot humanoide cuenta con dos piernas de metal, llenas de cables pero perfectamente resistentes y coordinadas para andar sobre cualquier superficie, lo podemos ver en el vídeo. Además, sus extremidades superiores le sirven para mantener el equilibrio y poder transportar o sujetar cosas, vamos que solo le falta razonar para que nos pensemos dos veces si queremos vacilarle o no.

Leer más

Un cinturón solar en la Luna

¡Atención! Por ahora solo se trata de un proyecto, algo que se prevé llevar a cabo en un futuro no muy lejano y que sería fantástico si fuera posible, pero no hay que volverse locos todavía, porque cuando uno lee dos líneas y ve 4 imágenes sobre esto, se queda rascándose la cabeza intentando comprender cómo pretenden hacerlo con los medios que hoy tenemos.

La idea es rodear la luna con un cinturón de paneles solares, que capten energía del Sol y la envíen a la Tierra para que podamos utilizarla sin necesidad de depender del resto de combustibles. Suena bien, pero ¿Un cinturón? Seguro que ya estamos imaginando un anillo en órbita que rodea la Luna, pero lo cierto es que no, más aún cuando todavía no somos capaces ni de disfrutar del aeropatín de McFly, por lo tanto, paciencia.

clip_image002

Pero, ¿Quién está detrás de todo este gran proyecto que parece más de guión de ciencia ficción que de realidad? Pues hombre, me extrañaría que lo hubieran ideado otros la verdad, solo podía esperar que fuera de aquellos que parece que nacieron con la palabra “innovación” en el ADN, allí donde los megaproyectos siempre han estado a la orden del día, y sí, hablo de los japoneses, concretamente una empresa dedicada a la ingeniería civil y la construcción llamada Shimizu Corporation.

Luna Ring, así se va a llamar esta gran planta solar

11.000 kilómetros de longitud por 400 de anchura, estas serán las dimensiones del anillo que rodeará a la Luna, aunque mejor dicho, recorrerá, ya que estos paneles solares irán instalados en su superficie, es decir, en el suelo, uno al ladito del otro como se hace aquí. Digamos que será una autopista lunar completamente bestial, pero que será capaz de recoger tal cantidad de energía que seguro que modificará muchas costumbres y modelos de negocio.

Leer más

Cuidado con la gente que agregas a WhatsApp

Hoy os traigo una historia que parece sacada de una película de Tim Burton por lo surrealista de la misma. De hecho, si no fuera porque le ha pasado a un familiar directo, ni me la creería.

Esta anécdota le ocurrió a un primo mío ayer mismo. Para situaros, el chaval tiene 22 años y me llamó inmediatamente después para ponerme al corriente de lo ocurrido, aún un tanto alterado y en busca de consejo. Enseguida observé que era material de primera para un post en el blog, al estilo de los viejos tiempos, así que tomé papel y boli para anotar lo que me iba contando.

Todo empezó hace unos dos meses. Mi primo Joan y unos amigos suyos estaban hablando de acudir todos juntos a un evento, así que creó un grupo de Whatsapp donde los agregó a todos. Posteriormente, uno de ellos le dijo que añadiera a otra persona que se apuntaba y le dictó el número de teléfono de la misma. Al agregarlo, observó que la foto de perfil era una bandera de Euskadi (dicho este dato para aclarar que no había foto personal) y le extrañó (él vive en la provincia de Valencia), pero no le dio la menor importancia. Al día siguiente, se habló en dicho grupo de la organización del evento durante unas horas y una vez aclarados todos los términos se cerró. El de la banderita no habló en ningún momento, y comentándolo luego entre ellos su amigo le dijo que quizá se había equivocado y le había dado el número “viejo” del otro. Se le contaron directamente después los detalles y listo. Como veis, hasta aquí nada raro ni imposible.

cuidado con quien agregas al whatsapp

Pues bien, ayer mismo, mi primo recibe una llamada de un energúmeno totalmente alterado, que empieza a decirle que a santo de qué le mete a él en un grupo y que “tú quien eres para meterme a mí ahí”. Joan no salía de su estupor, y cuando consigue situarse y que el tipo le explique de qué estaba hablando, deduce que cuando creó el grupo de marras, se equivocó al apuntar el número de teléfono que le dieron y, por tanto, agregó sin querer a alguien que no era el que pretendía, es decir, añadió al energúmeno. Intentó explicarle lo ocurrido de manera amable y pacificadora, pero la conversación tomó derroteros peligrosos con frases como estas por parte de dicho individuo:

Leer más

Obsolescencia programada; ¿Conspiración de multinacionales?

Obsolescencia programada, o lo que es lo mismo: Comprar, tirar y volver a comprar. Así lo definía un documental que en su día pude ver y que realmente me dejó un poco sorprendido, hoy lo he rescatado.

La obsolescencia programada parece algo nuevo, un término que si no nos detenemos a pensarlo mucho o no hemos oído hablar nunca de él, puede llegar a parecer una nueva técnica para hacernos la vida más fácil en alguna de nuestras tareas cotidianas; igual nos ayudaría con las compras online como que podría permitirnos realizar el mantenimiento del coche sin nuestra participación, sin embargo, no tiene nada que ver con esto.

Según el vídeo, todo empezó con una crisis

Dicen que cuando la sociedad atraviesa una situación difícil como lo es una crisis, es cuando florecen brillantes ideas que sorprenden al mundo. Se despiertan capacidades como el ingenio y la creatividad, quizá porque sea el momento propicio para hacerlo, quizá porque aprieta el hambre o puede que sea por ambas cosas.

A nosotros, en la crisis del 29 en los Estados Unidos, nos jodieron vivos por lo que se ve, ya que aquí fue cuando la “Obsolescencia programada” empezó a sonar con fuerza, incluso se formuló una Ley.

Obsolescencia programada: El deseo del consumidor de poseer algo, un poco más nuevo, un poco mejor, un poco antes de lo necesario.

Esta misma frase es la que aparecía en televisión allá por aquella década de los 70. Se pensó que la sociedad necesitaba equipos y productos que le fueran de utilidad, pero solo durante un determinado periodo de tiempo, para que así tuvieran que sustituirlos por otros nuevos, y así hasta el fin de los tiempos.

Esto permitiría que la industria siguiera funcionando siempre y dando empleo a millones de trabajadores. ¡No parecía una mala idea!

Leer más